La última gran estafa es el WhatsApp Azul, que se está esparciendo rápidamente a través de redes sociales.

El icono es exactamente igual al de WhatsApp, nada más que azul. Y los hackers que la desarrollaron aseguran que permite personalizar la aplicación, pero en realidad lo que sucederá es que solo se gastará más dinero al usar ese número para recibir mensajes que serán cobrados. La víctima de la estafa quedará suscrita a un servicio de tarificación adicional.

Los cyber delincuentes piden un número de teléfono para que el cliente pueda, en teoría, descargar esta versión modificada de WhatsApp, pero en la realidad no hay ninguna aplicación que vaya a descargar.

Además pide que se le envíe un mensaje a diez contactos. Esos contactos recibirán el texto con la información para descargar la supuesta app.

No es la primera vez que sucede. La realidad es que WhatsApp, al ser usada millones de personas en todo el mundo, es un target perfecto para delincuentes informáticos.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: