Luis Barrionuevo, titular de Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra), uno de los gremios que se sumó al paro opositor de hoy, declaró: "Con los militares negociábamos, con el gobierno no". De este modo y en diálogo con el programa Desayuno Americano (América), el dirigente gastronómico aseguraba que con el gobierno de facto, encabezado por Jorge Rafael Videla, había más instancias de diálogo que con la actual gestión nacional. Barrionuevo omitió la gran cantidad de dirigentes sindicales y trabajadores desaparecidos durante la última dictadura militar.

El dirigente desdijo, además a la presidenta Cristina Kirchner, quien aseguró que el paro de hoy es una "medida política". "La plata que nos debe no es política", aseguró el dirigente. Ese dinero tendría que ver, en palabras de Barrionuevo, con el impuesto a las ganancias."El gobierno tiene un problema de caja que seguramente lo va a utilizar para la campaña".

Cuando la presindeta era senadora, dijo Barrionuevo, se la veía "pura y casta" se horrizaba de todo. Pero ya no. "Este es el cambio y cuando termine su mandato tendrá que volver, pero por Comodoro Py".

Otra de Barrionuevo: Kirchner era "un tipo que se cagó muriendo a los 60 años por avaro".
Sin embargo, no es la primera expresión polémica que realiza el gastronómico.

En la década del 90´, Barrionuevo declaró en un programa de televisión: "Si los políticos dejamos de robar durante dos años,se arregla la crisis "

En referencia al ex presidente, Néstor Kirchner, Barrionuevo, expresó: era "un tipo que se cagó muriendo a los 60 años por avaro".

En 2003, vedado por la Justicia para ser candidato a la gobernación de Catamarca, Barrionuevo mandó quemar urnas el día de las elecciones hecho por el cual estuvo cerca de perder la banca en el Senado a la que había accedido pocos años antes.

El 24 de marzo de 2014, al cumplirse un nuevo aniversario del golpe del 76´, Barrionuevo dijo: "Los milicos chorearon, robaron, mataron; pero este Gobierno fue el que más robó".

El gastronómico fue investigado dos veces por enriquecimiento ilícito y por su vínculo con la barrabrava de Chacarita, club del que llegó a ser presidente entre 1993 y 2005. "No estamos eligiendo la cúpula de la Iglesia, así que hubo algunos sopapos" dijo socarronamente luego del congreso de la CGT de octubre de 1989 cuando hinchas de Chacarita se trenzaron en una batalla campal con los seguidores de Saúl Ubaldini.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: