VIÑA DEL MAR.- Cuatro años después de fallar su penal en la eliminación de Argentina 2011, Carlos Tévez se desquitó y le dio el pase a semis a la Selección.

Carlitos había fallado el penal decisivo en la eliminación argentina de la última Copa América contra Uruguay, y desde ahí, la relación con la albiceleste pasó a ser de amor-odio: relegado en la etapa de Sabella y tras mirar el mundial de Brasil desde afuera, la llegada de Gerardo Martino fue de gran cambio para el apache.

Este viernes, cuatro años después, el mismo día en que se oficializó su regreso a Boca, se pudo desquitar: "Esto es de mis compañeros, el fútbol da revancha, lo que pasó, pasó. Tuvieron un partido fantástico y estoy orgulloso de ellos”, tiró el delantero.

Tévez, que ingresó por el Kun Agüero, también contó cómo vieron el partido: "Lo hablábamos antes de los penales, en un partido de cuartos de final, que te pateen una vez es que hicimos muy bien las cosas”.

Por último, el Apache remarcó que no se le caen los anillos por ser suplente: "Es imposible jugar en este equipo. Estando afuera también se disfruta porque el equipo juega muy bien. Cuando le toca entrar uno trata de hacer lo posible”.

Luego, en conferencia de prensa, Martino admitió que la idea inicial era que Tévez no pateara: "No lo puse entre los cinco porque la última vez había errado en la eliminación. Tratamos de evitar que patee pero dimos tantas vueltas que terminó pateando. Mañana hablarán de revancha", tiró el Tata.

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: