Alejandro Burzaco, detenido por corrupción en la causa que investiga la FIFA, se presentó ante la Justicia y esperará su extradición en un hotel de lujo en Bolzano.

El empresario, acusado por la justicia norteamericana en la investigación por corrupción en la FIFA, se había entregado este martes en la ciudad italiana, donde ahora fue beneficiado con la prisión domiciliaria que solicitó tras su detención.
En algunos días, mientras aguarda la posible extradición a los Estados Unidos, Burzaco cumplirá con arresto domiciliario en una casa a puro lujo que él mismo alquilo para él y su familia.

Según los voceros, la orden de detención para la extradición que tramitaba en Argentina por el juez Claudio Bonadio caerá automáticamente con la detención que ya se produjo en otro país, que será ahora el que deberá decidir si envía a Burzaco a Estados Unidos.

Paralelamente, en Argentina hay una causa judicial abierta en el fuero Penal Tributario, a cargo del juez Diego García Berro, por denuncia de la AFIP. Pero en este caso no hay orden de detención para los tres argentinos involucrados en el "Caso FIFA", Burzaco y los empresarios Hugo y Mariano Jinkis.

Mientras tanto continúa vigente la orden de detención para los Jinkis, quienes todavía no se presentaron ante la Justicia, y sobre los que también pesa una orden de captura.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: