Un equipo multidisciplinario creó un cuadricóptero manejado a distancia pensándolo para que puedan actuar rápidamente en incendios, derrumbes, catástrofes naturales o lugares con concurrencia masiva.

El dron que ayude a salvar vidas. Que pueda asistir rápidamente a personas en situaciones de riesgo. De eso se trata este dispositivo que crearon estos desarrolladores argentinos multidisciplinarios: hay médicos especialistas en terapia intensiva, en cardiología, en informática médica, ingenieros en sistemas y técnicos electrónicos. Se juntaron para desarrollar estos pequeños helicópteros no tripulados que pueden ayudar a resolver situaciones con vidas en riesgo.

La idea original la tuvo Diego Pereyra, fundador y CEO de Medivac, además de médico y especialista en terapia intensiva y medicina crítica. Se la comentó a otro colega, Fernando Lipovetsky. Ambos coincidieron en que Mauro García Aurelia, cardiólogo y con una empresa de informática médica, podría ayudarlos. Aurelia fue el nexo con Galactic Bots, cuyo CEO, Augusto Chesini, aportó el conocimiento de los drones (desarrollan estos dispositivos para el sector agropecuario), junto a los asesores técnicos Nicolás Luzzi y Kevin Dagostino.

La inspiración final fue RoboKopter, un aparato polaco, que les dio el último impulso que faltaba para la creación de un dispositivo local que pudiera actuar en situaciones donde es fundamental una rápida respuesta, como accidentes en rutas, incendios, derrumbes, catástrofes naturales o lugares con concurrencia masiva (un partido de fútbol o un recital al aire libre). Donde básicamente no se puede perder tiempo para asistir a un damnificado.

TRES MODELOS

Tienen tres prototipos diseñados. Uno, el Futura +, que puede transportar carga más liviana (hasta 1,5 kg); permite llevar un botiquín básico de primeros auxilios; similar es el Futura X, donde una cámara de reconocimiento ayuda en el conteo de la gente, y puede llevar consigo suministros para las víctimas, como una máscara de gas. Este se utilizaría en incendios o en lugares de difícil acceso.

El más poderoso es el Futura H, que puede transportar hasta 5 kilos y tiene seis hélices. Tiene la capacidad de lanzar un desfibrilador externo automático (DEA) que puede evitar un paro cardíaco o muerte súbita. También puede cargar una cámara multiespectral, que permite realizar lo que en medicina se conoce como triaje (o triage), un método de clasificación rápida de heridos en una catástrofe en base a sus posibilidades de supervivencia. Gracias a sus sensores de monóxido de carbono y de temperatura permite establecer prioridades de acuerdo a las necesidades y los recursos disponibles.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: