'

Si algo le faltaba a los vecinos de la capital de Santa Cruz era soportar intensos días de lluvia sin una planificación por parte del municipio de Raúl Cantín, quien nunca decidió avanzar con la obra para los pluviales que le darían solución al problema. Muchas familias hoy perdieron todo.





Desolador es el panorama de Río Gallegos, capital de Santa Cruz, nunca tan abandonada a su suerte en el final de cuatro años de "gestión" de Raúl Cantín, quien se encargó de hacer absolutamente todo mal para que una hermosa ciudad hoy vive un caos nunca antes visto.
Hoy, como parte de una situación que llegó a un límite, una cantidad incontable de vecinos perdió todo por la inundación con viviendas totalmente llenas de agua y un municipio incapaz de resolver algo. No sólo por no estar acorde a un plan de contingencia, sino porque tampoco nunca comenzó a gestionar solucionar para preveer este tipo de situaciones.
Para colmo de males, Cantín nunca decidió avanzar con la obra para los pluviales, que debería haber sido prioridad desde el primer día de su gestión para evitar las inundaciones y evitar que las familias pierdan todo lo que consiguieron con tanto sacrificio.
 La pregunta ahora es qué le puede decir Cantín a esas familias enteras que hoy quedaron sin nada y con sus viviendas llenas de agua. Lo triste de esta historia es que, como siempre, el intendente no tiene nada que decir. (El Diario Nuevo Día)
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: