"¿Quedó claro que no soy ninguna tarada para estar delante de ustedes?”, inquiere la profesora. Y sigue casi a los gritos frente al curso: “Me revienta que cuando yo estoy leyendo y me estoy rompiendo el traste para que entiendan el texto (...), uno se duerma, otro lea y los otros se rasquen las partes pudendas y para lo que no entiendan los que son las partes pudendas, son las bolas. A mí, me encantaría que se lleven la materia todos, que alguien me pregunte y yo me haga la reverenda pelotuda. Cuando alguien me pida explicaciones, le diría, "les encanta dormir en las horas de exámenes", y les voy a encajar tantos unos (1) como me den ganas. A la universidad no entran ni en pedo si no sacan Literatura, Física y Química. ¿Quedó claro?, están a seis meses de entrar a la universidad y les juro que hay gente que no entra gracias a mi. Me encanta verlos sufrir y no tengo piedad, ni la mínima piedad, no me importa un carajo si tengo que matarlos, no me importa”
¿Creés que habría que sancionarla? ¿O deberían comprenderla por la situación?

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: