Alirocumab promete reducir el “colesterol malo”. El medicamento se presenta en dosis inyectables y equilibra los niveles altos del LDL. Fue aprobado por la FDA.

Luego de 30 años, una nueva droga promete disminuir significativamente el “colesterol malo” o LDL. La FDA de los Estados Unidos aprobó Alirocumab Inyección, el primer tratamiento aprobado de una nueva clase de fármacos conocidos como inhibidores de la PCSK9.

Alirocumab está indicado como adyuvante de la dieta y a la dosis máxima tolerada de estatinas, en el tratamiento de adultos con hipercolesterolemia familiar heterocigota o enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD), que requieren una reducción adicional de la lipoproteína de baja densidad (LDL). El efecto de Alirocumab en la morbilidad y mortalidad cardiovascular no se ha determinado.

Está disponible en dos dosis diferentes (75mg y 150mg). Ambas dosis están disponibles en una lapicera prellenada de dosis única de 1ml o en una jeringa de autoadministración para pacientes que se administran cada dos semanas.

Se trata de una clase de fármacos que funcionan increíblemente mejor que las estatinas más frecuentes. Existe un grupo de pacientes (de entre el 3 y el 20%) que no pueden tomar este tipo de drogas porque les provocan calambres y dolores musculares. Ahora, con este medicamento que no presenta efectos adversos se abre en ellos una esperanza.

Su nombre comercial es Praluent) y es producida por el laboratorio francés Sanofi y el norteamericano Regeneron. “Nuestro programa de ensayos clínicos se concentró en pacientes cuyas necesidades importantes no están satisfechas”, explicó Elias Zerhouni, responsable de la investigación y el desarrollo de Sanofi.

En una primera etapa, se autorizó su uso para tres grupos: pacientes con altos niveles de LDL que no pueden reducirlo con estatinas, personas con alto riesgo que ya sufrieron infartos o tienen diabetes y aquellos pacientes que no toleran las estatinas.

La droga interfiere con una enzima en el hígado llamada PSCK9 que ayuda a la habilidad del órgano para remover la baja densidad del colesterol lipoproteico, o LDL, fuera de la sangre. Bloqueando la enzima y disminuyendo el LDL, se reducen significativamente las posibilidades de que éste se reproduzca en las arterias, causando enfermedades del corazón o bloqueos.

Gustavo Giunta, coordinador del Servicio de Lípidos y Aterosclerosis de la Fundación Favaloro, aclaró que “esta droga funciona como un francotirador contra el metabolismo del colesterol. Pero eso no significa que las drogas que usamos ahora sean perjudiciales, sino que esta fracción de pacientes que no logra bajarlo tienen ahora una esperanza”. Giunta se refiere a quienes tienen dolor y también a quienes tiene una predisposición genética (hipercolesterolemia familiar) que podría afectar su respuesta a las estatinas.

En la Argentina, el 33% de la población tiene un nivel alto de colesterol, según datos oficiales del Ministerio de Salud de la Nación.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: