La mayoría de televisores de hoy en día vienen con la posibilidad para conectarse a Internet y abrir la puerta al uso de servicios online como Spotify, Netflix y Youtubedirectamente desde el televisor, pero para los que se quedaron en la generación anterior, que no tenían este acceso directo, existen diversas maneras de poder adaptarlo. 


El Chromecast de Google es un diminuto dispositivo que permite hacer streaming de contenidos desde una tablet, smartphone o computadora. Se conecta directo al puerto HDMI, y usa la energía que el aporta un puerto USB. No tiene control remoto propio, sino que se maneja con una aplicación en el teléfono o la tableta. Además de poder compartir los videos y fotografías directamente en el televisor, se puede acceder a Netflix, Youtube entre otros servicios online.

El Chromecast de Google no está solo. Por el contrario, hay varias alternativas como el FireTV Stick de Amazon que permite acceder a Amazon Prime Instant Video, un servicio de streaming de películas de la empresa. El Prime Instant Video incluye además un control remoto para operar el sistema a distancia. Otra alternativa que ostenta lo mejor de ambos mundos es el Roku Streaming Stick que permite acceder a YouTube, Netflix y Amazon Prime Video además de incluir un ecosistema propio de Apps.

El precio de estos dispositivos, en Estados Unidos, oscila entre 35 y 40 dólares. En la Argentina: el Chromecast se consigue por un precio que va de 600 a 850 pesos.


Apple ofrece desde hace algunos años su Apple TV, un dispositivo que tiene varias funciones bajo su manga: permite sincronizar vía Wi-Fi equipos como la Mac y el iPad para duplicar sus pantallas en la TV. Además, utilizando el dispositivo en solitario, se podrá acceder al contenido adquirido en la tienda iTunes, a lo que el usuario tenga en su computadora así como ver películas en Netflix (y otros servicios de streaming), videos en YouTube y pronto escuchar música utilizando el flamante servicio de streaming de Apple. Precio en EEUU: 69 dólares. En la Argentina: entre 2000 y 3000 pesos, según el punto de venta.

Amazon tiene un dispositivo similar que también tiene acceso a juegos y otro tipo de contenidos, con un precio en EEUU de 100 dólares.

VW TV Media Player, es un pequeño equipo fabricado por Western Digital que se conecta a la TV y puede comandarse a través del control remoto que se incluye en el packaging. Se conecta a la TV mediante un puerto HDMI y posee soporte para múltiples formatos tanto de video y de audio. Este dispositivo no cuenta con dispositivos de almacenamiento interno, por lo que habrá que sumarle un disco externo para almacenar contenido. Para tal fin incluye dos puertos USB. Tiene Wi-Fi y Ethernet, y es compatible con Miracast, por lo que puede reflejar en la pantalla grande el contenido de una tableta o un smartphone que sea compatible: videos, fotos, música, etcétera. Es el sucesor de lo que antes se llamaba DLNA. Tiene un precio de entre 85 y 100 dólares en EEUU.


Para utilizar con Android existen otras opciones:

El sistema operativo de Google no solo es la base para el funcionamiento en la mayoría de los teléfonos móviles, sino que también se puede recurrir a él a la hora de convertir un viejo LCD en un Smart TV. Lo único que se deberá hacer es adquirir un stick o TV Box que se conecta al puerto HDMI del televisor permitiendo ver el sistema operativo en la pantalla. Estos pequeños dispositivos son soluciones económicas y los hay de diversas marcas y modelos locales, como el X-View Go Smart (entre 1600 y 1700 pesos) que incluye un control remoto con teclado completo, el Noganet Smart TV Box (unos 2000 pesos) y también muchos genéricos. Al correr el sistema Android se podrán instalar aplicaciones desde la tienda de Google. En el país no hay, todavía, equipos que corran Android TV, la versión específica para ser usada en pantallas grandes.


Tambien, podes encontrar este diminuto equipo de tamaño similar a un librito, incorpora en su última versión un procesador ARM de cuatro núcleos y 1 GB de RAM, además de 4 puertos USB, conexión de red, salida HDMI, Bluetooth y más. A esta minicomputadora se le puede conectar un kit de teclado y mouse inalámbrico y un monitor o TV de alta definición, ofreciendo potencia suficiente para reproducir video en Full HD.

Para convertir la Raspberry en una completa estación de trabajo solo hace falta instalar un sistema operativo en una tarjeta MicroSD. Hay múltiples alternativas gratis basadas en Linux, incluyendo distribuciones orientadas específicamente a la reproducción multimedia, como OpenELEC, que usael software multiplataforma Kodi (antes XBMC) o OSMC (basado en Kodi). También hay una versión de Windows 10 para la Raspberry Pi.

Precio en EEUU de la placa base: 35 dólares. En kit con gabinete, tarjeta de memoria, cables y demás: 70 a 80 dólares. Kit completo en la Argentina: entre 1500 y 2000 pesos.

Si se cuenta con algo más de presupuesto, se puede pasar a alguna de las tantas mini computadoras que se venden en el mercado. Al tratarse de un PC completa, además de poder utilizar servicios para consumir contenido online, se podrá acceder a un sinfín de herramientas y posibilidades de acceso a contenido de todo tipo, local u online, incluyendo Kodi (que corre sobre Linux y Windows).

Aquí hay de dos tipos: las que son una mini PC, como la Banghó Cubic, con 4 GB de RAM y un chip Celeron o Intel Core i3 (entre 5000 y 8000 pesos, según configuración); o la Exo Bitsy, que cuentan con un procesador Intel Core i3, además de conectores USB, HDMI y Ethernet, y que estará disponible en el mercado local a fin de mes por $ 6000; la Brix de Gigabyte tiene un procesador Celeron, 4 GB de RAM, 3 puertos USB y salida HDMI. La alternativa son los equipos que tienen un tamaño apenas mayor a un pendrive, con un chip Atom, 2 GB de RAM y salida HDMI. Todos tienen Wi-Fi integrado. Como el Chromecast, su diseño compacto les permite funcionar conectados a un puerto HDMI y un cargador USB convencional. En el país, PC Box vende un equipo así, el Heit, que estuvimos probando (3000 pesos).


Otra alternativa es adquirir un reproductor de Blu-Ray que tenga acceso a aplicaciones sumando además, la posibilidad de reproducir discos ópticos físicos. Es posible que esta opción no tenga la flexibilidad de los dispositivos listados más arriba, pero muchos de ellos, como el Sony BDP-S1200 (1700 pesos), el Samsung BD F-6500 (2600 pesos), el Philips BDP2180 o el LG BP420 tienen la posibilidad de mostrar contenido online, sea el que contempla el estándar BD-Live, u otras opciones que incluya el fabricante.

Entran aquí las consolas de videojuegos de Sony (PlayStation 3 y 4) y de Microsoft (Xbox 360 y One) que también son capaces de acceder a contenido multimedia online, reproducir películas almacenadas en forma local, etcétera. Precio local: entre 5000 y 10.000 pesos, según el modelo y la configuración.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: