Según pudo conocer Nuevo Día, la llamativa ausencia del jefe comunal en los actos en los que participó ayer la Presidente de la nación tiene una sola y lógica explicación: Cantín debe irse. Ese fue el mensaje que recibió de boca de un vocero de la presidenta. Pablo Grasso asumirá la intendencia con fondos garantizados por Nación.

Ya todo está cerrado y conversado. Fuentes informaron a Nuevo Día que en horas la dimisión del intendente de Río Gallegos, Raúl Cantín y el resto del gabinete municipal, es un hecho consumado.

Según pudo conocer este diario digital el diputado Matías Bezi fue el encargado de comunicar a Cantín y su grupo de funcionarios más cercanos el malestar presidencial por el caos en el que está inmersa la capital provincial. Ayer no llamó la atención la ausencia del jefe comunal en el acto realizado en el gimnasio "Lucho” Fernández”.

Luego de conversar con Cantín, Bezi le solicitó que presente la renuncia junto a los integrantes del gabinete municipal decisión que tomaría en las próximas horas.

Ya nuevo Día dio a conocer que el primero de los funcionarios en presentar la dimisión a su cargo fue el secretario de Hacienda, Luis Menéndez.

Este viernes seguramente será un día más que complejo máxime si se tiene en cuenta que Pablo Grasso, presidente del Concejo Deliberante, deberá asumir la conducción de un municipio en llamas.

Pero aunque la situación económico financiera de la comuna no es la mejor, Grasso tendría asegurado el flujo de fondos nacionales para poder llevar al final la gestión sin sobresaltos económicos.

El diario Nuevo dia
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: