Un niño de 7 años padece una variante del síndrome Klinefelter. Si no lo tratan a tiempo podrían amputarle los pies. Su madre pide que lo deriven al Garrahan. Necesita una silla de ruedas.

Pablo es oriundo de Orán, tiene solo 7 años y padece una anomalía cromosómica conocida como síndrome Klinefelter que le afecta particularmente los miembros inferiores.

El niño solamente dice un par de palabras y necesita una silla de ruedas para trasladarse. Se hospeda, junto a su mamá, en una casa de zona Oeste. Sus 7 hermanitos quedaron al cuidado de un familiar en el Norte.

Juana Ruiz, madre de Pablo, explica que pese a varios intentos no puede acceder a la pensión de discapacidad. La mujer detalló que le rechazaron la solicitud cuatro veces aduciendo falta de papeles. “Se me complica mucho para venir desde Orán”, dijo.

Pablo nació con los pies torcidos hacia dentro y abajo (pie bot) debido a la presencia de tres cromosomas adicionales. Su primera cirugía fue realizada en el Hospital de Niños de Salta, donde estuvo dos meses internado.

Su madre tiene un desvío de columna por alzar al nene y necesita una silla de ruedas para poder trasladarlo. Además pide que deriven a su hijo al Hospital Garrahan, porque si no lo corrigen rápido corre peligro que le amputen el pie.

Producto de los engorrosos tramites y los constantes viajes, el niño hace más de dos meses que no está yendo a la escuelita especial, donde lo estimulan y le ayudan a controlar sus movimientos. “Cuando nació no sostenía la cabecita”, explicó su madre.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: