Se sabe: el 'reality' es el caldo de cultivo para la desmesura y la perversión televisivas, acá y en Chile, donde una chica que observaba y escuchaba cómo su novio le había sido infiel, reaccionó de la peor manera.

Jonathan contestaba preguntas de una de las conductoras de un programa de la TV chilena y en una de sus respuestas confesó que le había sido infiel a su novia. Lo que no sabía era que ella lo estaba monitoreando –literalmente– en vivo y en directo.

María no aguantó la confesión y entre abandonar ese juego de perversión psicológica (recálquese: los reality son para perversos) o tomar venganza, eligió esto último y el pobre Jony recibió un par de fuertes cachetazos.

Todo terminó de modo imprevisto, de manera histriónica. Digno de una tragedia de Shakespeare...

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: