Gran cantidad de jóvenes formoseños emigran cada año hacia diferentes lugares del país en busca de un futuro mejor. La falta de trabajo es una de las motivaciones que los obligan a volar hacia otros puntos de la Argentina donde las ofertas laborales son más variadas y las oportunidades más accesibles, según ellos señalaron.



Buenos Aires, Córdoba, Rosario y varias provincias que componen el sur argentino, son uno de los destinos más elegidos, donde habitan cientos de formoseños que abandonaron su lugar de origen durante diferentes períodos.

Respecto a esto, Diario Expres realizó una encuesta en jóvenes que viven en otras provincias y también en quienes están por partir, quienes relataron sus experiencias sobre el tema.

Soledad, una joven de 22 años que vive en la provincia de Santa Cruz desde hace dos-cuando terminó el colegio-, contó que, "había terminado el colegio y mi mamá me dijo que tenía que estudiar, así que empecé a ir a la facultad pública pero a medida que pasaban los meses se me complicaba mucho más todo, no podía estudiar y trabajar porque los horarios no me coincidían y en el trabajo mucho no les interesaba que yo estudie, así que agarré mis cosas y decidí irme al sur donde vivo con mi hermano, trabajo y estudio en un instituto de acá. La vida es diferente porque conseguí más oportunidades para salir adelante y darme más gustos como el auto propio, algo que en Formosa hubiese sido muy difícil siendo estudiante".

Martín, de 25 años hizo lo mismo, "después de haberme recibido del colegio, dos años estuve en casa, intentando estudiar y a la vez conseguir un trabajo, me recorrí todos los lugares, hasta que conseguí uno como repartidor de golosinas que no duró mucho porque me pagaban muy poco y el trabajo era sacrificado. Una vez que me di cuenta de la realidad, me dije a mí mismo que no quería eso para mí, entonces decidí irme a Rosario y a empezar de cero. Ahí pude trabajar, estudiar y llevar una vida más acorde a mi edad, aunque extraño muchísimo Formosa, entendí que es la única manera de progresar".

Si bien en la capital formoseña, hay diversas empresas, casas de electrodomésticos, restaurants, la variación en los empleos no varía mucho y por esa razón prefieren vivir en otros lugares donde quizás las posibilidades laborales y de crecimiento profesional son mayores.

"Todos sabemos que quizás el primer trabajo en Formosa va a ser como cajera en un supermercado, sin desmerecer a quienes lo hacen, pero cuesta mucho. Otro lugar como oficinas públicas y demás son más difíciles de conseguir, además lo increíble de esto es que piden experiencia cuando algunos recién tenemos 18 o 19 años y lógicamente no vamos a tener experiencia en nada", relató Gabriela.

"Cuando sos mamá es peor, yo desde que tuve a mi hijo, hace un año y medio me recorrí varios lugares en busca de trabajo y solo conseguí algunos precarios, y eso sí, en ninguno me blanquearon, no tenía nada estable, estaba tres meses trabajando horas de más que nunca me pagaban y después me despedían, le hicieron lo mismo a mis compañeras y por ahí cuando tenes un hijo las cosas son diferentes, queres salir adelante como sea, pero muchas opciones no hay", detalló Paula de 23 años y que actualmente trabaja como empleada doméstica.

"Yo soy de Formosa y vine a otra provincia en busca de algo mejor, de una vida mejor, nunca me olvido de mi provincia, la parte más difícil son los afectos que uno tiene que dejar para buscar un futuro que quizás ahí cueste un poco más", dijo Sonia.

En la misma línea, Karina contó que hace más de diez años vive en Buenos Aires, desde que se fue después de que una prima que vivía allá, le consiguiera un trabajo. "No volví más, me casé, hice mi vida en otro lugar, no era novedad para mí, ya que muchos de mis tíos y primos se vinieron para acá hace años, son pocos los que quedaron en Formosa", indicó.

"Yo tengo 26 años y ya tuve varios trabajos, estudio Psicopedagogía y me pago mis cosas cuidando abuelos, que es el trabajo que tengo desde hace un año. Acá es muy difícil, todo cuesta muchísimo y hay que hacer más sacrificio que quizás estando en otros lugares como Buenos Aires o Córdoba", sentenció Vilma.



Ingreso a las fuerzas



Otro de los motivos por lo que más jóvenes abandonan tierras formoseñas, es para ingresar a cualquiera de las diferentes fuerza nacionales, ya sea Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Penitenciaría o el Ejército Argentino, algo que consideran como "seguro".

Con respecto a esto, cabe decir que cuando se abrieron las inscripciones para Gendarmería Nacional, este matutino se hizo eco de la gran cantidad de jóvenes que se agolparon durante días afuera del Correo Argentino para conseguir uno de los requisitos que necesitaban para la fuerza, algo que ocurre cada vez que se abren las inscripciones, lo mismo que ocurre cuando alguna empresa llega para poner alguna sucursal, donde se avistan filas larguísimas de personas que esperan una posibilidad para cambiar sus vidas y salir adelante con un trabajo digno.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: