El 20 de agosto, el medio digital especializado en defensa UK Defense Journal se hizo eco de la situación de las fuerzas militares argentinas, emitiendo una nota contundente sobre la distinta realidad (objetable o no) de las diferentes fuerzas que componen en el sistema armado de la nación.
Algunos detalles que puntualiza la nota han sido posteriormente dejados sin efecto, tal como el recorte de horas laborables en la Fuerza Aerea Argentina, y algunos otros pueden pecar de inexactos, presuntuosos o exagerados. Por otro lado, y de manera contextual, grafica de manera general la situación de las Fuerzas Armadas de la Republica Argentina, dando luz sobre un problema estructural en sus dependencias que la componen: el presupuestario.
En funcion de que la nota britanica ha sido difundida en otros medios alrededor del mundo, volcamos nuestra traduccion al lector para que saque sus conclusiones.

Por George Allison

Después de un período significativo de deterioro, las Fuerzas Armadas argentinas han dejado de ser una fuerza militar capaz. En agosto de 2015, la Fuerza Aérea Argentina retiró sus cazas Mirage, con sólo un puñado de ellos en capacidad de vuelo.

Las cosas no se ven nada mejor para el resto de los servicios, la empobrecida Armada Argentina rara vez pone sale a la mar, casi no tiene repuestos y munición. El 2012 vio al buque escuela ARA Libertad ser tomado en Ghana por una orden de un fondo de cobertura que buscaba una reparación por parte del gobierno argentino. Poco después, la corbeta ARA Espora quedó varada en Sudáfrica durante setenta y tres días después de que la empresa alemana contratada para reparar una falla mecánica se negó a realizar el trabajo como resultado de facturas pendientes de pago del gobierno argentino. El 2013 vio el hundimiento del destructor desarmado ARA Santísima Trinidad en el puerto como consecuencia de la falta de mantenimiento.

UK Defense Journal

El ARA Santísima Trinidad se hundió debido a la falta de mantenimiento.

Incluso las tripulaciones de los submarinos, a pesar de que se beneficiaron de una actualización reciente, necesitan por lo menos 190 días de práctica de inmersión y en 2014 sólo pasaron 19 horas sumergidas. Una situación similar se enfrentan los cuatro destructores: Almirante Brown, Heroina, La Argentina y Sarandí, que no tienen armamento.

El Ejército Argentino se ha desplegado en operaciones sin incluso el equipo más básico y rara vez se cuenta con recursos para la formación.

La Fuerza Aérea Argentina consiste en gran parte de una colección de aviones obsoletos en su mayoría datados de la década de 1970, que se quedan en tierra con frecuencia debido a la escasa capacidad de servicio. Están ahora incluso por deshacerse de su único avión de combate semi-capaz.

Según IHS Janes

“La Fuerza Aérea Argentina está recortando drásticamente el personal que trabaja horas y desmantelando a su último avión de combate en medio de asuntos presupuestarios continuos.
Un programa diario recientemente ha publicado que las horas de trabajo del servicio se han reducido significativamente, desde las 0800 hasta las 1300; el racionamiento de alimentos, el consumo de energía y los equipos de oficina se ha apuntado al personal y los residentes de los inmuebles; y sólo hay personal mínimo requerido trabajando en las sedes, direcciones y comandos.
Estas órdenes, emitidas el 11 de agosto, entrarian en vigor el 18 de agosto. El próximo paso será cortar lunes y martes como días laborables. Por otra parte, los funcionarios de la Fuerza Aérea dijeron que cualquier aeronave fuera de servicio no será sometida a mantenimiento por ahora”.
Esto deja a los militares argentinos con sólo dos tipos de aviones, el A-4 y IA-63, ambos son subsónicos, con décadas de edad y apenas utilizables. Argentina se había interesado en la compra de los nuevos del Gripen de Suecia por Brasil, pero esto fue vetado por el Reino Unido que fabrica un gran número de componentes internos de la aeronave. También habían observado al JF-17 de China, pero los JF-17 resultaron ser demasiado caros para modificar.

Mirando el contexto, cualquier revitalización de las fuerzas militares argentinas dependerá de la mejora de la economía argentina en general, cosa que todavía parece muy lejana.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: