El comisionado de fomento de Cañadón Seco Jorge Soloaga, presidió a media mañana un emotivo acto en el cual se conmemoró el paso a la inmortalidad del Padre de la Patria: el General José de San Martín.

Del mismo también tomaron su equipo de colaboradores, la reina de la localidad Ana Tenorio, el creador del escudo comunal Martín González y representantes de fuerzas de seguridad, instituciones intermedias y vecinos en general.

En primer lugar, el comisionado izó el Pabellón Nacional, tras lo cual se entonaron las estrofas del Himno Nacional y posteriormente se realizó un minuto de silencio en señal de respeto a San Martín y a aquellos hombres que lucharon por la independencia.

Al hacer uso de la palabra, Soloaga destacó que "hoy recordamos al General San Martín, quien pasó a la inmortalidad de una manera grandiosa y extraordinaria a través de su gesta, como ningún otro hombre sobre la tierra pudo lograr".

Al mismo tiempo, recordó que San Martín viajó siendo un niño a España junto a sus padres, donde estudió la carera militar, para luego pelear notables y grandes batallas defendiendo al rey de España ante la Francia de Napoleón Bonaparte, para luego regresar a América, donde produjo la emancipación de estos territorios que estaban bajo el dominio español.

En ese punto, rememoró fragmentos de la historia que evidencian hechos similares en su vida en los cuales salvó en ambos su vida de manera casi idéntica. La primera vez en España en la guerra con Francia y la segunda vez en la batalla de San Lorenzo.

"Estando en una batalla en España contra los franceses, estos encuentran desprotegido a San Martín, quien cae de su caballo. En esas circunstancias se aproximan tres soldados franceses para ultimarlo, momento en el que surge uno de sus subalternos de nombre Juan de Dios y lo rescata de esa situación salvando la vida de San Martín. .."

El General combate con dos de los franceses, los ultima y en ese instante aparece otro oficial que dependía del batallón conducido por él y le entrega su caballo para que vuelva a la lucha y logra ganar esa batalla.

En ese sentido, Soloaga precisó que "un hecho similar se da cuando se produce la batalla de San Lorenzo a orillas del Río Paraná en donde San Martín cae de su caballo quedando atrapado por el propio animal, soldados españoles estaban dispuestos a ultimarlo y en ese preciso momento aparece Juan Bautista Cabra, un soldado correntino de madre guaraní y padre negro, que se dispone a defenderlo salvando la vida del entonces coronel".

"Al momento de sus últimas palabras, el heroico sargento (ascendido post mortem), según la liturgia y poesía histórica dijo 'muero contento hemos batido al enemigo', pero en realidad no fueron esas sus palabras, ya que en su dialecto guaraní dijo antes de morir 'muero contento hicimos cagar a estas mierdas', con el perdón de la expresión, pero con todo el valor que estas palabras representaban en el contexto histórico", expresó.

ESPIRITU DE SACRIFICIO

Más adelante, el comisionado sostuvo que "lo que sobreviene después lo conocemos: el extraordinario y supremo sacrificio de San Martín, aun con la actitud renuente traidora de Alvear y Rivadavia que formaron parte de la aristocracia porteña, de ese Buenos Aires al que él vino y que según los historiadores era en aquel tiempo un lugar de mala muerte, lo que pone en evidencia su alto espíritu de sacrificio por la causa libertadora de esos territorios de la América del Sur".

Por otra parte, mencionó lo que el Libertador de la Patria denominaba como los catorce pecados mortales para sus granaderos , siendo uno de los más salientes el castigo a la cobardía, la prohibición absoluta a sus granaderos a levantar siquiera la mano hacia una mujer, independientemente de las razones o no que pudieran existir, siendo un verdadero precursor de la lucha contra la violencia de género, lo cual les valía la expulsión y ser sometidos a una corte marcial que terminaba con la vida de aquel que transgrediera esos mandamientos.

Finalmente, el jefe comunal recordó algunos de los trazos más notables, impactantes y conmovedores en la historia del general San Martín "quien se tuvo que ir del país por el comportamiento de sus compatriotas después del cruce majestuoso de la Cordillera de los Andes, hecho que ningún mortal sobre la tierra logró jamás, para liberar primero a Chile y después a Perú. REGRESA a esa sociedad porteña que lo rechaza, lo injuria, lo denigra, y se va con dolor de esa tierra por él y solo por él liberada.

Señalamos una de sus máximas más notables que se hacen más actuales que nunca en nuestro tiempo: "SERAS LO QUE DEBES SER O SI NO, NO SERAS NADA", concepto elemental que traemos a estos tiempos para señalar:

Serás libre o no serás nada y serás esclavo.

Serás justicia, dignidad y libertad o no serás nada.

Será independencia económica o serás nada..serás sometimiento y miseria.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: