El Calafate . -Leandro estaba jugando al fútbol con amiguitos y su padre, cuando un arco móvil lo golpeó y lo dejó con riesgos para su vida.

El hecho ocurrió en el estadio municipal de fútbol de El Calafate, el que se utiliza para los partidos oficiales del fútbol local.

En esa cancha también juegan las inferiores y la Liga de los Barrios, por lo que la cancha también se utiliza a lo ancho, dividiéndola en dos campos menores, para que jueguen los más pequeños.

En los dos laterales se ubican dos arcos móviles. Es una estructura de 6 caños de hierro, cuya parte superior (travesaño) hace de contrapeso y tiende a volcarla hacia adelante.

Para los partidos oficiales de los más chicos, los arcos eran atados con sogas que se anudaban desde el travesaño hacia el alambrado perimetral de la cancha.

Al tener césped sintético y no contar con cierre en sus accesos, la cancha también es utilizada por cualquier persona que quiera jugar en momentos en que el campo de juego no es utilizado para partidos oficiales o entrenamientos.

Angel Piccoti, padre del niño accidentado, había llevado a su hijo de 8 años y a otros chicos a compartir una tarde de fútbol, la que terminó en tragedia.

Al parecer los arcos no estaban atados y uno de ellos se volcó hacia adelante, golpeando al pequeño en su espalda.

Cuando estaba siendo auxiliado, en medio de la desesperación, las personas que estaban allí no pudieron sostener el arco y este volvió a golpear al chiquito.

El niño está internado en terapia intensiva en el hospital de El Calafate, esperando que este sábado sea trasladado al hospital Güemes de Buenos Aires para que se analicen posibles cirugías.



Leves mejorías

Los médicos calafatenses dicen que tuvo leves mejorías en las primeras 48 horas, por lo que se le permite el traslado en un avión sanitario, aunque aún no está fuera de riesgo. De hecho, el nene respira en forma asistida, porque sus pulmones están seriamente dañados.

Los pulmones del niño colapsaron por el golpe, formándose un neumotórax bilateral, que es la entrada de aire por la perforación del pulmón, lo que genera incapacidad de respirar.

La lesión fue muy grave y el chico pudo salvarse porque su padre no esperó a la ambulancia y lo llevó en su camioneta al hospital, que se ubica en un sector opuesto de la ciudad al que se encontraban.

El director médico del nosocomio calafatense, doctor Rodrigo Sabio, explicó que el niño mejoró en las últimas horas, pero su estado sigue siendo grave. “Sigue entubado, por lo que todavía no se puede decir que está fuera de riesgo. Ahora esperamos su traslado a Buenos Aires”, comentó el médico.

Luego del accidente, los arcos móviles aparecieron atados con cadenas, como muestra la fotografía que ilustra esta nota.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: