Con brutal insistencia se pone en marcha un nuevo intento de desestabilización político institucional en Argentina.
Ante la imposibilidad de ganar las elecciones nacionales del próximo mes de Octubre, la oposición está montando la “operación fraude” para deslegitimar la victoria del candidato del FPV, Daniel Scioli.
Desde los medios de comunicación en manos de los sectores enfrentados al Gobierno Nacional se fogonea con dos ideas centrales: El voto popular no es válido y la denuncia de fraude.
Vuelven a plantear el voto elitista y discriminatorio; Para los voceros de esta campaña difamatoria el voto popular hacia el FPV es “clientelismo” y no tendría validez.
Por otra parte los principales referentes opositores estimulan la confrontación y la violencia antidemocrática aplicándo métodos similares a los empleados en contra de los Gobiernos democráticos de Venezuela, Ecuador y Brasil .
Aprovechando los resabios de prácticas originadas en la Doctrina de Seguridad Nacional, la Dictadura Militar y del Bussismo tucumano en la policía provincial, empujaron a sus simpatizantes al extremo de acciones violentas con riesgo de vida para enturbiar el proceso electoral en curso.
Repudiamos el accionar de la policía provincial, con el reclamo de que sean sancionados los responsables de la provocación y represión consiguiente.
Asimismo es preciso aclarar y sancionar los delitos cometidos en el acto electoral por partidarios opositores, enmarcados en este plan de desestabilización política que busca crear condiciones para un “Golpe blando” como parte de la estrategia de retrotraer a los países de la región al conservadurismo y el neoliberalismo.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: