Alex Gonzalo Castro fue condenado a dos años de prisión de ejecución condicional.

Por un tribunal de la Cámara del Crimen de Caleta Olivia que lo juzgó en juicio abreviado el miércoles 12 de agosto, lo cual implica que a más tardar mañana recuperará su libertad desde la alcaidía de Pico Truncado.

La sentencia le fue comunicada este mediodía por mesa de entrada al abogado defensor, Alberto Luciani, sin la presencia de Castro, ni de sus familiares.

El letrado hizo saber que a más tardar este viernes, tras cumplimentarse una serie de procedimientos administrativos y legales, su defendido se retirará de los calabozos de la alcaidía de Pico Truncado, ciudad en la que se produjo el crimen el domingo 20 de octubre de 2013, coincidentemente con el Día de la Madre.

Vale recordar que Castro, de 28 años, había admitido ante la justicia que asesinó de cinco puñaladas a su padre biológico, Bruno Alvarenga, sumido en un ataque de ira, al enterarse que su concepción fue producto de una violación a su madre, que por entonces tenía 14 años.

Tras notificarse del fallo de los jueces Juan Pablo Olivera (presidente), Cristina de los Ángeles Lembeye y Oscar Alberto Santucci, el abogado Luciani precisó que el mismo estableció una pena de 2 años de prisión de ejecución condicional, al hallarse a Castro como “autor penalmente responsable del delito de homicidio simple en estado de emoción violenta”, ordenándose su inmediata libertad.

CONDICIONES

Cabe mencionar que el joven llevaba cumplidos hasta ayer casi 22 meses de prisión preventiva en la alcaidía de Truncado y el tribunal ordenó que en el lapso de tiempo que resta para cumplir formalmente la condena (2 meses) “deberá abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y estupefacientes en lugares públicos y adoptar oficio o profesión, en el término indicado, además de fijar domicilio a disposición del tribunal”.

En ese sentido, Luciani expresó que “estamos más que satisfechos con el fallo, ya que el calificativo de ‘emoción violenta’ es uno de los planteos que nosotros habíamos formulado oportunamente, mientras que la Fiscalía había pedido que se lo condenara a 9 años por homicidio simple”.

En consecuencia, consideró que “es un fallo justo; hay toda una historia de drama familiar detrás de este juicio y creemos que se hizo justicia para que este chico pueda rehacer su vida”.

“Si lo hubieran condenado a una pena más elevada se habría cometido una injusticia y se habría sumado más daño para toda la familia que ya venía acumulando muchas desgracias y hechos de violencia”, evaluó.

Al referirse a la ausencia de los familiares para tomar conocimiento del fallo dijo que “me pidieron que solamente viniera yo a notificarme porque la madre (Cristina Castro) no quería tener contacto con los medios de prensa porque se hizo pública la violación a la que fue sometida”.

Finalmente dio un mensaje a las familias que atraviesan situaciones similares y pidió que “tengan confianza en el sistema, porque si se mueven las piezas adecuadas se tiene que hacer justicia”.

EL HECHO

Cabe recordar que el homicidio de Alvarenga ocurrió el 20 de octubre de 2013 en una vivienda de Pico Truncado, por el cual en primera instancia se le había imputado a Castro el delito de homicidio agravado por el vínculo.

El entonces imputado se había enterado por una tía que su nacimiento fue producto de una violación a su madre por parte de Alvarenga y al tener conocimiento de ello, le propinó cinco puñaladas en el rostro y cuello, provocándole la muerte por insuficiencia respiratoria y shock hipovolémico.

Al prestar declaración ante los jueces, dijo que la noche previa al crimen había compartido un asado con su familia materna y que había ingerido alcohol y consumido marihuana y cocaína.

Además contó que estuvo “de caravana” toda la noche y a media mañana del 20 de octubre, sin haber dormido, le preguntó a su tía quien era su padre biológico y como había sido la relación de él con su madre, ya que era una duda que tenía desde hace mucho tiempo.

Fue en ese momento cuando la familiar le reveló el enigma, diciéndole que Alvarenga había violado a su madre, Norma Cristina Castro, cuando ella tenía 14 años y que su concepción (la del joven) fue producto de ese delito.

Al hacer uso de las últimas palabras lamentó que “culpa de ese hijo de puta tengo la vida que tengo. Yo estoy arrepentido de lo que hice y le pido disculpas a los familiares de Alvarenga, pero ellos me conocen y saben que ese fue un momento de locura”.

TRISTES SITUACIONES

El calvario de Alex Castro también tuvo otro capítulo difícil de superar en su niñez, ya que en los últimos meses de embarazo, su madre fue llevada a Chile (país de origen) para que diera a luz, por lo cual él tuvo esa nacionalidad y muchas veces era objeto de burla por parte de otros chicos, según lo relató en la audiencia del 12 de agosto.

Por otra parte, ayer trascendió otro hecho dramático que rodeó la vida de este joven, el cual da cuenta que aproximadamente en el año 2009 la abuela de Castro (quien estuvo a cargo de su crianza) fue asesinada de una puñalada en el cuello, por una persona de nacionalidad paraguaya a quien le alquilaba un dormitorio.

El individuo procuró ocultar el crimen incendiando la casa, pero cuando se realizó la autopsia a la abuela, se determinó que la misma tenía insertada una hoja de cuchillo tipo tramontina en el cuello. El asesino fue detenido, juzgado, condenado y posteriormente deportado a su país de origen.





Fuentes: Diario Patagónico / LA VANGUARDIA DEL SUR
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: