CARTA QUE ENVIÓ LA SENADORA:

Carta abierta a la Justicia de la Ciudad de Rio Gallegos



La presente carta abierta va dirigida a las autoridades judiciales de la Ciudad de Rio Gallegos, las cuales tienen la responsabilidad de decidir al respecto del caso del Sr. Ruben Franke, quien como es de público conocimiento sufre una enfermedad mental y, en 2013 asesinara de 50 puñaladas a nuestra vecina y trabajadora social Celia Raquel Vicari.

Es mi deber como representante de mi provincia elegida por el mandato popular, manifestar la enorme preocupación que le genera a la población de la Ciudad de Caleta Olivia la posibilidad que el Sr. Rubén Franke sea alojado en el Hospital Zonal dirigido por la Dra. Patricia Zari, quien ha manifestado la imposibilidad de contener un paciente de tales características en dicho nosocomio. El problema radica en la interpretación que la justicia hace —al menos de primera instancia— al respecto de la Ley Nacional de Salud Mental, la cual en su art. 14 dice que: "La internación es considerada como un recurso terapéutico de carácter restrictivo, y sólo puede llevarse a cabo cuando aporte mayores beneficios terapéuticos que el resto de las intervenciones realizables en su entorno familiar, comunitario o social. Debe promoverse el mantenimiento de vínculos, contactos y comunicación de las personas internadas con sus familiares, allegados y con el entorno laboral y social, salvo en aquellas excepciones que por razones terapéuticas debidamente fundadas establezca el equipo de salud interviniente”.

Parece que a partir del análisis de este artículo la justicia decide que debe internarse al Sr. Franke en el Hospital Zonal debido a que su entorno "comunitario y social” se encuentra allí. Lo cierto es que la misma norma establece excepciones, y considero que esta es una de ellas, ello toda vez que por las características del Hospital Zonal, no puede garantizarse la protección del paciente, ni la de terceros.

Al margen de consideraciones técnicas, yo creo este es uno de esos casos en que la justicia se apega cabalmente a la letra de la ley, sin tener en cuenta las condiciones particulares del caso; digo esto porque no se pusieron a pensar que dicho paciente "deberá convivir” —de cumplirse con la resolución— con los compañeros y amigos de la Sra.Vicari, quien fue brutalmente asesinada por aquel. Asimismo, la sociedad caletense, ha manifestado en su gran mayoría temor y preocupación por esta circunstancia.

De este modo, en mi carácter de representante social, apelo a la justicia para que revea esta situación, contemplando la posibilidad de alojar al paciente en otro lugar adecuado, donde la situación social no esté cargada de tales elementos particulares que hacen inviable la decisión cuestionada.

Mi voz, al margen de mi opinión personal, es la voz de la ciudadanía, la que en definitiva es rectora de las acciones que debemos llevar a cabo. Esperemos no tener que lamentar otra desgracia, por aplicación de la letra fría de los textos normativos, porque de ese modo estaremos faltando al precepto más importante para el ejercicio de cualquier cargo público que es, la utilización del sentido común.



María Ester Labado

Senadora Nacional
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: