Una foca leopardo fue hallada anoche cruzando la ruta nacional 3 a unos 500 metros de la Comisaría de Güer Aike, ubicada a unos 30 kilómetros al oeste de Río Gallegos.

El animal sorprendió a los automovilistas, quienes dieron aviso a la Policía, que se trasladó al lugar y lo capturó con una soga a pesar de su agresividad. Había salido de un campo contiguo a la desembocadura del río Gallegos y, ya desorientado, cruzaba la ruta tierra adentro.

Cerca de las 19 horas, personal de la Comisaría de Güer Aike lo retuvo en el lugar, con una soga atada a un guardarraíl, para evitar accidentes y a la espera de que profesionales de la dirección de fauna del Consejo Agrario Provincial (CAP) arribaran y asistieran al animal, que estaba visiblemente extenuado al no encontrarse en su hábitat natural.

Decenas de personas se detuvieron en el lugar para tomar una fotografía o hacer un video del extraño animal. El oficial principal Cristian Herrera, a cargo de la Comisaría de Güer Aike, dispuso que personal permaneciera en la ruta en custodia de la foca leopardo hasta que fuera retirada, para así evitar cualquier tipo de accidente con la misma.

Luego una camioneta del CAP arribó con cuatro personas, quienes introdujeron en una caja de madera al animal, lo cargaron en la camioneta y lo trasladaron hacia Cabo Vírgenes para su liberación.



Depredadora de pingüinos

La foca leopardo o leopardo marino (Hydrurga leptonyx) es una especie de mamífero pinnípedo de la familia de las focas. Es reconocida habitualmente por ser un animal agresivo, solitario y el principal depredador del pingüino emperador. Vive en las aguas frías y las costas alrededor de la Antártida. Durante el verano caza entre la banquisa. En el invierno emigra a las islas subantárticas y ocasionalmente al sur de Australia, Sudáfrica, islas Cook y Sudamérica.

Consume todas las presas que quepan en su boca, como calamares, peces, huevos y carroña. También ataca a pingüinos bajo el agua y a las crías de otras focas, especialmente a las focas cangrejeras, siendo este uno de los pocos casos de pinnípedos que atacan a otros con fines alimenticios.

El pingüino emperador suele ser la presa principal de los grandes ejemplares.

Sus sentidos de la vista y el olfato están muy desarrollados, a lo que se aúna su forma hidrodinámica, para convertir esta especie en un depredador terrible. Cazan bajo el agua, aunque no se zambullen profundamente. Sus dientes delanteros son agudos, los caninos son largos, los postcaninos presentan tres cúspides afiladas y sus muelas se traban para recoger los camarones krill.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: