Rafael Huenchenén, mano derecha de Vidal, acusó al secretario adjunto de estar promoviendo un paro, junto a la oposición partidaria.
Rafael Huenchenén, secretario gremial del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz, se comunicó con La Vanguardia del Sur para informar sobre la crítica situación que se vive por estas horas en la empresa Huinoil, achacándole la culpa de todo a un delegado que no respetó un principio de acuerdo, y que ahora corren peligro los puestos laborales de todos sus compañeros.
Huenchenén explicó que al principio las reuniones en la Secretaría de Trabajo provincial se hicieron difíciles entre los delegados, miembros de Comisión Directiva y representantes de la empresa sobre algunos ítems salariales. Por eso, la discusión siguió en Buenos Aires, en donde fue un delegado, pero otro delegado llamado Pedro Cáceres se resistió a viajar.
Contó el secretario gremial que después se lograron algunos acuerdos, y que se había llegado a un 95 por ciento de los puntos convenidos; pero justo en ese momento, y a una semana de que terminase el período de conciliación obligatoria, Cáceres lanza una huelga. “Y eso rompió toda la negociación”, criticó Huenchenén, y dejó una situación complicada a sus compañeros porque la empresa puede enviar telegramas de despidos a los trabajadores, por un paro que no cuenta con el aval sindical, ni con las presentaciones correspondientes.
Pero no sólo eso es lo que le preocupa a la Comisión Directiva del gremio. Huenchenén sospecha que está la mano política en todo esto, porque dice que en la huelga, al lado de las protestas con quemas de gomas en el sector de Los Perales, “hay dirigentes radicales”, y que también está digitando esa huelga Rubén Uribe, secretario adjunto del gremio pero archirrival de Claudio Vidal (secretario general).
“Nos llamó la atención porque hay gente del radicalismo quemando gomas al lado del delegado gremial”, dijo.


la vanguardia del sur
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: