Dante Hattar Abboud contradice a Cabrera.
El titular de la Unidad Regional Norte de la provincia, Dante Jattar Abboud, se refirió al confuso episodio que vivió Osvaldo Cabrera, quien denunció un intento de homicidio. La aclaración del uniformado rebate uno de los puntos clave del testimonio de Cabrera, que podría caer en saco roto en las próximas horas cuando declare el presunto agresor.

Luego de que el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Caleta Olivia, Osvaldo Cabrera, presentara un escrito en Fiscalía denunciando un intento de homicidio por parte de un “desconocido” y, de que en la misma denuncia solicitara sanciones “disciplinarias contra los inútiles” policías que acudieron en su rescate, el Jefe de la Regional de zona norte hizo algunas aclaraciones a TiempoSur.

En la víspera, este medio había publicado las versiones encontradas con el relato del funcionario, basadas en el trascendido judicial que advierte que, en realidad, Cabrera habría pergeñado la presente agresión para victimizarse ante la opinión pública.
Vale recordar que la denuncia de Cabrera, dicho por él ayer en Tiempo FM, habla de “intento de homicidio, vandalismo, pero también presenta y acusa a la policía de incumplimiento de deberes de funcionario público y abandono de persona”.

El ex Jefe de la División de Delitos Complejos le dijo ayer a TiempoSur que el sábado, alrededor de las 13:35, el personal de la Seccional Quinta recepcionó el llamado telefónico por parte del secretario de Gobierno, Osvaldo Cabrera, quien “solicitaba presencia policial en razón que en su domicilio particular” del barrio Los Pinos, se encontraba un individuo quien estaba “dañando el rodado de su propiedad y había lesionado a uno de sus hijos”.

Tras el pedido de auxilio, Abboud dijo que se “constituyeron tres efectivos policiales en el lugar” quienes pudieron ver la veracidad de lo informado por el funcionario, ya que el agresor se encontraba “en el interior del patio del domicilio de Cabrera”. El sujeto en cuestión estaba, según el titular de la Regional, en estado de “exaltación” y al ver a los policías “se abalanza sobre los mismos con intenciones de apuñalarlos”.

Por esto, “uno de los policías que portaba una escopeta tomó la decisión de efectuar un disparo disuasivo” relató Abboud aclarando que se trató de “munición no letal”.
Exactamente cuatro minutos más tarde a las “13:39”, Cabrera se comunica al teléfono del propio Abboud quien le informa lo que sucedía en la vivienda por lo cual “desde la Unidad Regional se dispone el refuerzo de efectivos de la Seccional Segunda y demás dependencias de la localidad, como así también que el Jefe de la Comisaria Seccional Quinta se constituya, haciendo lo propio el segundo Jefe de la Unidad Regional Norte” mencionó.

Esto contrasta con el relato que el funcionario dio a varios medios de su localidad y a éste. Ya que reiteró en varios tramos que la policía había tardado muchísimo en llegar.

Cuando los efectivos efectúan un “disparo de escopeta con técnica de revote” el presunto atacante “se introduce en su domicilio particular que se encuentra casas de por medio con la del Secretario de Gobierno” dijo luego Abboud, derribando uno de los pilares del relato de Cabrera que dijo que “jamás” había visto a su agresor.

Una vez arriba del techo, el joven que permanece detenido comenzó a agredir a los uniformados arrojando elementos. Uno de ellos “impactó sobre un suboficial quien resultó con lesiones de carácter leves y fue derivado al hospital zonal para su curación”.

Abboud subrayó en todo momento que, por la situación que vivía Cabrera “se hicieron presentes efectivos policiales de la totalidad de dependencias de Caleta Olivia”, como así también de la Guardia de Infantería y fuerzas especiales.

Cuando habían pasado alrededor de 40 minutos de escándalo se hace presente el abogado de la familia del agresor, quien “logra hablar con el joven, quien desiste de su accionar, entregándose a la policía” para ser hasta el momento alojado en la Seccional Quinta.

Fue el propio Abboud quien luego fue hasta el domicilio de Cabrera quien le comenta que “en un momento determinado de la situación intentó salir hacia afuera con fines de interceder y en momentos que se encontraba en escalones que se hallan frente a su puerta de acceso, el individuo hubo de arrojarle un puntazo, siendo tomado por sus familiares, quienes lo introdujeron al interior del inmueble, no ingresando el agresor al interior de la vivienda”.

“Nos pusimos a disposición del funcionario, disponiéndose el control de la casa mediante patrullajes, a los fines de resguardar al señor Cabrera y su grupo familiar” añadió luego el titular de la Regional, cuyo relato dista en demasía de la presunta desidia que acusó el funcionario municipal.

Vale recordar que ayer este diario publicó información exclusiva vinculada al caso luego de que Cabrera hiciera un raid mediático contando que lo quisieron matar pero omitiendo que tendría un parentesco con el agresor.

El funcionario habló de que la policía le dejó la “zona liberada” y que la inacción policial llegó a tal grado que el grupo de “inútiles” uniformados se parapetó “en la esquina” de su vivienda sin tomar acción frente a las agresiones que sufría.

Sin embargo, información exclusiva de este diario da cuentas de que el presunto criminal estaría por realizar su declaración, en la que testificaría que no sólo conocería a Cabrera, sino que además, el funcionario sería primo de su padre y que todo habría sido pergeñado para lavar la imagen del ex Concejal. El padre del joven que está ahora preso por el supuesto intento de asesinato, sería hijo del primo de Cabrera. Incluso, la madre del joven trabaja desde hace varios años con el Secretario de Gobierno y su vivienda se ubica casa de por medio de la de Cabrera.
Según la teoría que se maneja y que el propio detenido daría a conocer, advierte que, para “tapar” un presunto “escándalo” personal que se estaría ventilando en las redes sociales y que se intentó armar para perjudicar políticamente a Cabrera, éste le habría pedido al joven que genere esta suerte de agresión pero que todo ello se plasmaría en un hecho que no lo perjudicaría judicialmente.

Ante esto, las fuentes sostienen que el presunto agresor está “indignado” y su decisión no es otra que “contar toda la verdad, aunque duela”. Incluso, va a decir que “le prometió trabajo y ahora claramente no va a cumplir, sino ni hubiese dado esta versión de los hechos. Esto no fue un atentado político. No tuvo códigos”, indicaron.


tiemposur
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: