Existen, y está corroborado por los científicos, seres humanos que cuentan con unas capacidades mentales y físicas que escapan a la lógica común, por lo que comparándolos con una persona común y corriente pueden llegar a ser catalogados como hombres con 'superpoderes'. El portal upspcl.com explica seis casos:

1. Ingo Swann, el hombre que podía ver cosas a millones de kilómetros de distancia

Ingon Swann poseía una visión remota, es decir, podía observar o recibir información de cosas que ocurren fuera de la vista o a millones de kilómetros. De hecho, descubrió un anillo de Júpiter antes de que la sonda Voyager los hubiera descubierto.




2. Uri Geller, un ilusionista con la capacidad de mover objetos

Este caso es un poco polémico ya que Geller aseguraba que tenía poderes para mover y doblar los objetos, aunque algunos especialistas pusieron en cuestión tanto su teoría como sus pruebas.


3. Stephen Wiltshire y una memoria más que fotográfica

Wiltshire fue diagnosticado de autismo desde pequeño y es capaz de dibujar el plano de una ciudad de forma perfecta solamente viéndola una vez.

4. Wim Hof o el Hombre de Hielo

Este alemán de 56 años sorprendió al mundo y en especial a miles de científicos al romper el récord mundial cuando estuvo por casi dos horas bajo el hielo sin que su temperatura corporal disminuyera medio grado y todo gracias a la meditación.

5. Monjes budistas y sus capacidades sobrenaturales

Durante una visita a un pequeño monasterio en los años 80, el profesor de Medicina en Harvard Herbert Benson y su equipo de investigadores estudiaron a los monjes que vivían en las montañas del Himalaya.

De esta forma descubrieron que eran capaces de bajar la temperatura de sus manos y pies hasta 17 grados, podían reducir su metabolismo un 64 por ciento y eran capaces de dormir en una noche de invierno a cinco mil metros de altura en el Himalaya sin problemas.

6. Daniel Tammet y su cabeza llena de números

Daniel Tammet es un prodigio británico de las matemáticas que atrajo la atención de todo el mundo cuando pudo recitar, de memoria y sin detenerse, el número Pi (3,1415..) hasta el decimal 22,414 en cinco horas y nueve minutos y sin cometer ningún error. Además, puede aprender un idioma tan complicado como el islandés en una semana.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: