El proyecto se llama Easytech Pro y se trata de una bicicleta terapéutica que posee una silla para el paciente y permite fortalecer su aparato respiratorio, su musculatura mientras toma aire puro, según publicó La Gaceta en su página web.

Fue la tesis que Blas, de 26 años, preparó para recibirse de ingeniero industrial, en la Unsta (Universidad del Norte de Santo Tomás de Aquino) y que ya logró inscribir en el registro de patentes.

Ernestito, su fuente de inspiración

Para que este proyecto se hiciera realidad, su creador debió cruzarse con alguien cuya historia lo inspirase a "inventar" algo distinto.

Todo comenzó hace poco más de un año cuando los padres de Ernestito, Claudia y Fernando Aráoz, hablaron con Diego para pedirle ayuda.

"Mi hijo ya está bastante grande y tiene muchísimas actividades. Cada vez se complicaba más trasladarlo: como no puede caminar, bajarlo y subirlo de la silla de rueda al auto y viceversa era todo un trabajo. Un amigo en común nos había recomendado plantearle a Diego lo que sucedía", relata Claudia.

Cuando Diego conoció a Ernestito, primero ideó una rampa plegadiza para el vehículo utilitario que tiene la familia. Quería ayudarlo e inmediatamente se puso a idear un medio de transporte que además pudiera brindarle una ayuda en cuanto a su salud.

"Pensaba casi todas las noches en él, en cómo podía ayudarlo. Empecé a hablar con médicos especialistas y me decían que uno de los principales inconvenientes de la parálisis cerebral es que, al no poder moverse los pacientes, se les van atrofiando los pulmones".

“El tema era diseñar algo que no fuera sólo para pasear. De alguna forma, Ernestito tenía que mover su cuerpo. Empecé a entrevistar durante un año a médicos y terapeutas expertos. Así fui armando mi proyecto y fabriqué este rodado que en la parte de atrás es como cualquier bici. Adelante, le incorporamos una silla ergonómica con pedales. Los pedales de atrás impulsan la bici mientras que los de adelante se mueven solos a un ritmo mucho más lento, logrando el proceso de rehabilitación. La bicicleta tiene una palanca en el manubrio para desacoplar o acoplar el sistema de pedales delantero”, explica el joven tucumano.

Aunque recibió cientos de pedidos de familias de todo el mundo, que deseaban comprarle la bicicleta única de su tipo, Blas ya pudo pantentarla pero todavía no puede producirla masivamente. Blas espera conseguir pronto un inversor y continuar con su proyecto.

Foto: La Gaceta
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: