El senador nacional asegura que a Macri no le conviene que Binner sea senador
Dijo además: " le va a votar todos los proyectos en contra"
Carlos Reutemann asegura que el escenario preelectoral sigue siendo el mismo que el de las Paso. Sigue mostrándose sorpendido de que Carlos Zannini sea el candidato a vicepresidente de Daniel Scioli y sostiene que a Mauricio Macri no le conviene que Hermes Binner sea seanador nacional "porque le va a votar todo en contra" si el líder de Cambiemos resulta electo presidente de la Nación.
En plena campaña por una banca en el Senado de la Nación, Reutemann castiga duro al ex gobernador socialista: "La llegada de la droga a la provincia de Santa Fe es una falla fenomenal del gobierno de Binner, imperdonable".
¿Qué escenario está viendo a menos de un mes de las elecciones?
-Pese a todo lo que ha pasado en estos días, encuesta va, encuesta viene, los números que yo tengo en la mano a nivel nacional están exactamente iguales que en las Paso, no hubo absolutamente ningún tipo de variación. Tengo 38, 7 para el Frente para la Victoria, 31,3 para Macri y 19 para Massa. Con estos resultados, hay ballottage. Está todo muy justo, pese a que hemos encontrado mucha información cruzada. Esos números son lo que yo tengo.
-¿No le sobra un candidato a la oposición?
-Si usted lo observa de acuerdo a los sectores que quieren un cambio, que involucra a Cambiemos, UNA, Stolbizer y la izquierda, ese sector representa el 60 por ciento. Lo que pasa es que está disperso y favorece al oficialismo. Muchos hacen la sumatoria entre Cambiemos y UNA, pero ahora es tarde para lágrimas, las cosas están dadas de esta manera. Es cierto que la dispersión debilita a la posición de cambio y el tercero, que es Massa, quien está haciendo una campaña muy fuerte, puede ser dañino para el esquema de cambio. Es imposible que Massa descuente con Macri la diferencia de las Paso y, de mantenerse en esta posición, lo único que le queda al votante de UNA -si es que quiere un cambio- es votar a Macri, aunque no le guste. Y lo tiene que votar el 25 de octubre para que, por lo menos, vayamos al ballottage. Es el voto inteligente y útil.
-¿Si el escandalete con Niembro le tocaba a usted, lo hubiese manejado de otra manera?
-En estos casos yo soy partidario del paso al costado y dejar que la Justicia investigue. Pero viene el juicio mediático de la mañana para la tarde, mientras lo judicial lleva su tiempo. Acá la justicia mediática condena, pasa a degüello y se terminó. Vaya uno a saber cuándo se resuelve el caso Niembro. El paso al costado de Niembro me parece positivo. Cosa que el kirchnerismo no hizo nunca. El kirchnerismo en todos estos años redobló la apuesta. Lo he visto con Boudou todos estos años en el Senado: antes de cada sesión todos los bloques opositores le pedían que renuncie y, sin embargo, no se fue. Y está con la soga al cuello, mucho más que Niembro. Y sin embargo Boudou los miraba desde arriba, sonriente y tranquilo. No se le mueve un pelo.
-¿No le faltó a Cambiemos una respuesta política más fuerte?
-Y pero ahí aparece el tema de la votación, y ahí la oposición termina con los ojos negros. El que tiene los votos es el kirchnerismo.
-¿Scioli paga un costo por no debatir o es de efecto neutro?
-Depende de los sectores. Al núcleo duro del kirchnerismo no le entran las balas. No le entran Boudou, Jaime, Hotesur, Nisman. Si debaten o no debaten, para ese sector, no tiene ninguna importancia.
-Hay dos teorías respecto de un eventual triunfo del FPV. Perotti dijo que el que va a conducir será Scioli, y Carlotto sostuvo que será un período de transición hasta el regreso de Cristina. ¿Usted qué opina?
-Scioli cree que en el peronismo todo el mundo va por detrás de la lapicera, y se muestra el ejemplo de Mariotto, a quien Scioli pudo controlar. En este caso, ahora, yo no estoy convencido de que sea así. Pero Zannini no es Mariotto. Zannini es un cuadro kirchnerista de paladar negro y es el que sabe todo lo que pasó en el país durante los últimos diez años. No hay cosas de este gobierno que no hayan pasado por las manos de Zannini. Viene desde antes del 87 junto a los Kirchner. A mí me impactó mucho que Zannini sea el candidato a vice, porque es como que te pongan a Néstor y Cristina juntos como vicepresidente. Si está en el medio del mar en un naufragio y Zannini tiene que optar por salvar a Scioli o a Cristina, la salva a Cristina. Y la lista de los candidatos a diputado y senador del FPV está hecha, con un sacapunta muy finito, por Cristina. En este caso, hay un núcleo duro y convencido. Lo expresa Diana Conti cuando dice que Scioli es la transición hasta que vuelva Cristina. Ese es el anhelo absoluto del kirchnerismo.
-¿Le molestó la foto de Macri con Corral y Barletta?
-No, ese es un esquema que Cambiemos ya viene transitando desde la convención radical de Gualeguaychú. En Santa Fe es una cuestión de gran complejidad: hay un sector del radicalismo que está de acuerdo en ir con Cambiemos y otro que está con el Frente Progresista. Ahí hay una dificultad de los radicales difícil de explicar. No me hizo nada, qué quiere que le diga.
-¿Cómo va a funcionar la tijerita de Binner?
-A Macri no le conviene que Binner sea senador, porque le va a votar todos los proyectos en contra. No es una opción viable. La pregunta del millón es qué hará la gente.
-Desde el socialismo sostienen que usted, desde que es senador, nunca se reunió con la intendenta de Rosario para preguntarle qué necesitan los rosarinos.
-Sucede que yo no estoy en una situación cómoda. Desde mi posicionamiento respecto del conflicto con el campo, no le puedo pedir nada a la presidenta. Si tengo que hacer una gestión de la intendenta ante el gobierno nacional no le puedo pedir ni una aspirina, porque me va echar de un bolsazo. Yo me puse en la vereda de los santafesinos en el 2008; ahora es más fácil que Cristina le dé una aspirina a la intendenta que a mí. Al contrario, hasta sería peor para la intendenta que yo le vaya a pedir algo a la presidenta.
-¿Qué escenario vislumbra para luego del 10 de diciembre en Santa Fe?
-El Frente Progresista tiene 4 años más por delante. Me imagino que se despertarán a la madrugada y no podrán creer que ganaron las elecciones por 1.400 votos. Y quedó una duda de cuál fue el resultado verdadero: ojalá hubieran abierto dos mil urnas para certificar que el certificado es igual al de la computadora. Se deben pellizcar, la vida les ha dado otra oportunidad para corregir los errores del tema de seguridad y la llegada de la droga a Santa Fe, que es un mérito de todos los socialistas. La llegada de la droga a la provincia de Santa Fe es una falla fenomenal del gobierno de Binner, imperdonable.
-¿Y si usted fuese Lifschitz, qué haría?
-Tiene una gran oportunidad. Lifschitz tiene que tratar de mejorar, peor de lo que estamos los santafesinos en materia de seguridad no podemos estar. Cualquier mejoría que logre durante el gobierno que viene será mérito de Lifschitz. Se dice que siempre se puede estar peor, ¿pero se puede estar peor que una persona que sale a la puerta de su casa y no sabe si va a volver? Vivir con esa sensación no es recomendable.

el ultimo web

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: