El actual secretario adjunto del Sindicato petroleros, Rubén Uribe reconoció “serias” diferencias con el actual secretario general, Claudio Vidal en la asamblea que se llevó a cabo el sábado pasado en el Bridosaurio, monumento ubicada en Pico Truncado.
A la asamblea asistieron alrededor de trescientos trabajadores, y otro grupo menos de desocupados quienes le pidieron a Uribe compromiso para poder ser reincorporados a sus respectivas empresas, que los dejaron cesantes desde hace siete meses aproximadamente.
Según datos recabados por La Prensa de Santa Cruz, en la asamblea también se contó con custodia de personal de Gendarmería Nacional y de la seguridad privada de YPF. Uno de los oradores fue Rubén Uribe, quien se comprometió a seguir trabajando y además reconoció que participó de una golpiza que recibieron trabajadores en Río Gallegos, meses atrás. El actual secretario adjunto le pidió disculpas a Cariñanco, quien en aquella oportunidad fue agredido en la capital provincial.
“Vidal se cansó de desmentir que el Sindicato había mandado a golpear, pero ya todos sabemos que hace todo con autoritarismo, ni tampoco convoca para tomar decisiones gremiales”, sostuvo Uribe en parte de su alocución en la asamblea.
Otro de los oradores fue Cariñanco (actual pro tesorero) también se sinceró ante los trabajadores y reconoció que “desde el año pasado no tenemos acceso a los movimientos financieros. Cuando quisimos saber, empezaron los problemas y no sabemos qué entra y qué sale”, manifestó y se detalló que también se reconoció que la comisión directiva “armó todo pasara sacárselo de encima”. También dirigieron la palabra, desocupados quienes pidieron que se trabaje para que puedan ser reincorporados.
Asimismo, finalizado la asamblea se firmó una planilla con la presencia de los presentes y se mocionó para que la doctora Otaola, directora nacional de Asociaciones Sindicales del Ministerio de Trabajo de la Nación, convoque a los 13 miembros de la actual comisión directiva del Sindicato Petroleros.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: