En virtud de los distintos mandatos obtenidos en el Plenario de ATE, la conducción del Consejo Directivo Provincial resolvió la realización de un nuevo paro de 48 horas en toda la administración pública de Santa Cruz, para los días miércoles 7 y 8 de Octubre, en el marco del reclamo por la reapertura de paritarias salariales, pago de asignaciones familiares que no se perciben desde hace más de 3 años y restitución de la Caja de Servicios Sociales. La dirigencia de la Asociación, ha señalado que en caso de no recibir respuestas por parte del Gobierno provincial, a raíz de las medidas anunciadas, se ha resuelto la ampliación de las medidas, con un nuevo paro de 72hs para los días 14,15 y 16 del corriente.

ATE-marchaA raíz de esta nueva medida de fuerza y luego de haber implementado una acción similar la semana pasada, sin que se obtuviera respuesta de parte del gobierno provincial, la dirigencia a pleno del CDP, unificando todas y cada una de las voces de sus delegados y llevando pleno mandato de sus bases, ha considerado necesario e imprescindible que el gobierno se expida en relación a los reclamos históricos que arrastra la organización, porque el silencio cómplice del que hace uso y el abuso el poder manifiesto en esa acción, se contrapone con los mínimos preceptos de la democracia y lo muestra al gobierno provincial, como realmente es: autoritario y centralista, para quien solo cuentan sus decisiones y pretende que los trabajadores acepten calladamente cualquier dictado, cualquier orden que decida bajar, manipulando los derechos y también los salarios.

Los dirigentes provinciales de ATE, unificando criterios de acción y protegiendo colectivamente a todos los trabajadores de la administración pública provincial, atienden a la necesidad de profundizar esta lucha en función de lograr los tres objetivos fundamentales que ATE se ha propuesto: discutir salarios en Paritarias, una decisión puramente política del gobernador que se ha negado públicamente a conceder; que el gobierno deje de robarse el salario familiar que los trabajadores no perciben desde hace 3 años y que Peralta deje de lado el discurso de campaña, se sincere sus últimos días en el cargo y tome la histórica decisión de restituir la Caja de Servicios Sociales, patrimonio expreso de los trabajadores de Santa Cruz, que el kirchnerismo asaltó, literalmente en los´90, haciendo de la asistencia a la salud social, una enorme caja política y prebendaria que destruyó total y sistemáticamente el patrimonio que tienen allí todos los trabajadores, pero también resintió el derecho a tener una asistencia de excelencia en materia de salud social, a pesar de que todos son sostenedores de su presupuesto y precisamente, ningún trabajador tiene derecho a opinar cómo se invierten sus dineros ni a controlar cómo se gasta.

Por todo esto, pero también por muchas cuestiones más que tienen que ver con la sordera oficial, con el atropello permanente, con la desigualdad social a la que los empujan, con la pobreza a la que los someten; que están relacionados en forma directa con esta forma de hacer política excluyendo a los que menos tienen y concentrando el poder y el dinero en los amigos que rondan las oficinas de casa de gobierno, es que ATE, hoy más que nunca, retoma una lucha que jamás debió abandonar, pero que por un breve lapso y por incidencia directa del gobierno de Peralta, se atenuó ante las decisiones condicionadas que tomaron algunos malos dirigentes que hoy ya no están.

En plena fase de esta etapa de reconstrucción organizacional, que se inicia con los devotos Normalizadores y delegados que se pusieron al hombro la ardua tarea de unir y edificar sobre los escombros que dejaron los adictos al gobierno, es que ATE vuelve a dar pelea en la calle, en las oficinas, en los organismos públicos o en casa de gobierno.

El CDP ha tomado la decisión férrea y soberana de hacerse cargo, total e indiscriminadamente, de la defensa colectiva de todos los trabajadores de la provincia, aún de aquellos que a veces, por diversas razones, no están bajo el paraguas del Convenio Colectivo de Trabajo o están enrolado en gremios que dicen representarlos, pero son negociadores natos de los intereses del Ejecutivo provincial. En esta premisa, se basan para alimentar las fortalezas, al momento de indicarle al gobierno de dónde vienen y hacia dónde van; qué se necesita y cómo debe cumplirse. Por fuera de esta política, no hay otra para ATE. Si el gobernador Peralta ha resuelto que en los días que le quedan de mandato, no se va a sentar con ATE, es una decisión de él, pero el sindicato no se quedará a esperar sus promesas de campaña, que es humo sobre humo, sin la menor autocrítica ni intención de mejorar la situación de los trabajadores de la administración central.

Pero también desde ATE han dado a conocer que “para el gobernador que llegue después del 10 de diciembre. Nadie, que quede bien claro, podrá hacerse el distraído y pedir prórrogas a nuestro sindicato, porque entendemos que todos y cada uno de los candidatos que hoy se proponen, ya sea de la oposición o el oficialismo, conocen con precisión la situación del trabajador de Santa Cruz y tienen la obligación de determinar y conocer las posibilidades presupuestarias de la provincia y el cronograma de asignación de recursos, mucho antes de asumir. Cualquiera que llegue a los pocos días tendrá que pagar los sueldos y allí mismo tendrá que sentarse a hablar con nosotros del nuevo salario de la Administración Pública. Ya no hay tiempo, el bolsillo del trabajador está agotado y cada vez más son los que perforan la línea de pobreza. Quienes vengan tienen que saber de antemano que estamos abiertos permanentemente al diálogo, pero no les daremos respiro; los reclamos están, subsisten y persistirán, hasta tanto el gobierno de turno, interprete que el aumento de sueldos, el salario familiar y la Caja de Servicios Sociales, son objetivos claros por lo que ATE peleó, pelea y seguirá peleando, indistintamente de quien sea el apellido que ocupe el sillón de calle Alcorta 250 de Río Gallegos.”
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: