Desde la Cámara de Empresas Regionales de Servicios Petroleros avizoran un panorama negro como consecuencia de la crisis internacional en la industria. El referente del sector -Martín Ávila- no descartó el cierre de empresas, confirmó la posibilidad de que haya licencias anticipadas y dijo que se prevé en algunas empresas de servicios la baja de equipos.

Economistas, opositores o cercanos al oficialismo, coincide en advertir que la continuidad de la crisis mundial del petróleo, como consecuencia del derrumbe de los precios, provocará un sensible descenso de la inversión petrolera durante los primeros meses de 2016.

Las Pymes de Chubut y Santa Cruz son las que se ven más perjudicadas en este contexto y desde la Cámara de Empresas Regionales de Servicios Petroleros describieron el por qué: "la situación se deteriora aún más día a día. La rebaja de las tarifas por parte de las operadoras hace que (las PyMEs) se vean más afectadas en el sistema económico y financiero".

El referente de la Cámara, Martín Ávila, adelantó que habrá cierre de empresas, vacaciones anticipadas y baja de equipos:

"Es la información que manejamos y que se prevé en algunas empresas de servicios que mencionaron la baja de equipos. Los trabajadores afectados a la operación tomarían licencia, lo que produciría un parate", detalló en Radio del Mar.

Ávila enumeró algunos de los problemas con los que tienen que convivir día a día como la falta de reconocimiento de costos, volumen de trabajo que no es el que estaba especificado en los contratos, y reducción de tarifas.

"Ante esta situación muchas pequeñas empresas han cerrado dejando a los trabajadores en la calle, otras están con telegramas de preaviso; toda la situación sigue su curso sin solución al respecto".

La brusca caída de la cotización de YPF, el mayor jugador del mercado energético, en Wall Street –perdió casi un 30% de su valor desde principios de septiembre- y la decisión de las productores de Chubut –con Pan American Energy (PAE) y Tecpetrol a la cabeza- de otorgar vacaciones y francos compensatorios adeudados a sus empleados a partir del 1° de diciembre –con el consiguiente freno de la actividad de los equipos de perforación- son indicadores que dan cuenta de esa situación.


Sobre la posibilidad de anticipar las vacaciones, Ávila fue contundente al precisar que "es la información que manejamos y que se prevé en algunas empresas de servicios que mencionaron la baja de equipos. Los trabajadores afectados a la operación tomarían licencia, lo que produciría un parate. El problema es el resto de la actividad cómo se van a sostener empresas y trabajadores ante la falta de este tipo de tareas".

La pregunta que desvela a los productores de crudo es cuál será el precio interno del hidrocarburo a partir del 1° de enero. Este año el importe del barril extraído localmente osciló entre los 63 y 77 dólares según el tipo de calidad, apalancado por un acuerdo intrasectorial que promovió el Gobierno en diciembre de 2014 (rubricado además por petroleras, empresas de servicios, sindicatos), a fin de sostener el nivel de actividad en los yacimientos durante todo 2015. Ese arreglo caduca el 31 de diciembre. Su prórroga será potestad de la administración que se imponga en las próximas elecciones presidenciales. Aún es temprano, por lo tanto, para buscar respuestas confiables.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: