Hernán Arispe, el empresario de la construcción de origen boliviano que fuera acusado por un joven caletense de haberlo discriminado al no permitirle un noviazgo con su hija porque los argentinos "son vagos", negó rotundamente haberle proferido ese tipo de insulto. Sin embargo tildó de soberbio al pretendiente porque "a lo macho mexicano" le contestó que él le había enviado rosas a la joven de la que está enamorado.

El caso cobró notoriedad nacional desde la ciudad de Gorosito, estando de por medio dos denuncias ante la policía, el inicio de acciones judiciales cruzadas, la intervención del Consulado de Bolivia con asiento en Comodoro Rivadavia y una casi segura presentación ante la sede Río Gallegos del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).
El pretendiente, Fernando Aldauc, de 22 años, acompañado por abogado cercano a su familia, Amadeo Figueroa, había denunciado públicamente el viernes a través de programa radial que estaba de novio con una joven de 18 años descendiente de familia boliviana (luego se supo que se llamaba Ely) pero su padre, Hernán Arispe, de 38 años, no sólo impedía esa relación sino que también lo había amenazado verbalmente y con un arma de fuego.
Además, aseguró que no sólo lo discriminaba por ser pobre sino también porque no concebía que tanto ella como su hermana melliza, a pesar de ser nacidas en Caleta Olivia, tuvieran novios argentinos porque "son vagos e infieles".

PERJUICO MORAL
Debido al cariz que adquirió la noticia, Arispe requirió el patrocinio de un abogado y también envió una nota a El Patagónico afirmando que la información difundida en base a los dichos de Fernando Aldauc "es totalmente falsa y temeraria" y que las supuestas amenazas "no condicen con la realidad y mucho menos con mi actuación como padre de familia".
Además, sostuvo: "mi hija (Ely) nunca fue condicionada a mantener una relación afectiva u amorosa, dado que la misma es mayor de edad y, como tal, tiene plena libertad para mantener una relación sentimental".
También dejó constancia a través de esa misiva que "será la justicia la que en definitiva revelará la verdad, razón por la cual he decidido entablar acciones judiciales contra esta persona dado que el grado de denigración e infamia ha perjudicado moralmente a mi grupo familiar, incluyendo una deshonra a mi propia hija".

ENVIO ROSAS "A LO
MACHO MEXICANO"
Arispe también accedió a dialogar con este medio para dar su versión de los hechos y en principio comentó que tiempo atrás -que según recuerda era la fecha en que celebra el Día de la Madre en Bolivia (27 de mayo)- llegó un mensajero a su casa con un ramo de rosas para Ely, que es el nombre tanto de su hija como de su esposa, con una tarjeta del remitente: Fernando.
Sorprendido le preguntó a su mujer si eran para ella y le contestó que no, entonces fue su hija quien le dijo: "papá, hace rato que hay un chico que viene (al kiosco familiar) y me invita a salir". El padre le dijo al mensajero que se llevara las rosas, pero éste igual las dejó.
Al recordar ese hecho, ayer dijo que él no condicionaba a su hija a elegir pareja porque es mayor de edad "pero hay ciertas modalidades de cómo educamos a nuestros hijos y a mí me parece que no es cosa de presentar un novio hoy y mañana se pelea".
Pero los celos de padre lo llevaron a averiguar el número telefónico del pretendiente y lo ubicó en una vidriería de la cual él es cliente. Cuando lo contactó por ese medio le dijo algo así como: "llegó un ramo de rosas a mi casa, ¿para quién es?".
"Entonces, a lo macho mexicano, me respondió: son para tu hija, estoy enamorado de ella", me dijo y me cortó.
Arispe, de acuerdo a lo que le contó su hija, asegura que ella no era novia de Fernando, pero que éste, por medio de engaños, la sacó de la casa de madrugada en dos oportunidades.
Además, no había visto fotografías de ambos en la red social Facebook, por lo cual ayer se sorprendió cuando les fueron mostradas en esta redacción.

DICE QUE NO CONCIBE
LA PALABRA
DISCRIMINACION
Luego, al ser consultado sobre las acusaciones de discriminación que le infirió el joven, Arispe dijo en principio que él es oriundo de Cochabamba y hace 20 años reside en la Argentina "y me preocupan las cosas que pasan en Caleta y en este país, por lo cual estoy muy comprometido" con el sitio que eligió para vivir con su familia.
"Miren, yo tengo empleados argentinos, bolivianos, chilenos, paraguayos e incluso tuve un dominicano; entonces ¿cómo puede decir alguien que discrimino? No concibo la palabra discriminación, jamás existió en mi vocabulario", afirmó e incluso negó que posea un arma de fuego.
También aclaró que es mentira que el motivo de haber enviado a su otra hija a Bolivia (melliza de Ely) fuera para que no tuviera novios argentinos. En ese sentido contó que en principio la había enviado a estudiar medicina en la ciudad de Córdoba, pero como ella no se adaptó a esa ciudad, acordaron que siguiera esa carrera en Santa Cruz de la Sierra, donde también tiene familiares y se sentía cómoda.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: