Santa Cruz  . -Desde el 06 de septiembre la familia Chocobar vive momentos de angustia e impotencia por la desaparición de su hermana, Marcela. Una joven transexual de 27 años, cuya vida fue apagada por alguien a quien “no le bastó con arrebatarle la vida, sino que la destrozó”, sostuvo una de sus hermanas.

Judith Chocobar, hermana de Marcela Estefanía Chocobar se refirió a la investigación que lleva adelante la policía: “Está todo bajo el secreto de sumario. Cambió la causa, de ser una persona desaparecida a homicidio” y expresó: “En el momento que la policía nos dijo que el análisis de ADN era positivo, la jueza mandó la orden para que se allane ese vehículo y esa casa. Todo se está investigando, nada está descartado. Si ellos mandaron esa orden, es porque ya tenían ese dato, es una línea de investigación y en ese sentido, creo que están haciendo bien”.

Pero, agregó que como familia: “Voy a pretender que hagan más cosas, pero tampoco se puede meter a gente presa cuando no son culpables. Están siendo muy precavidos en las cosas que están haciendo. Siempre uno va a pretender que la justicia sea lo más rápido posible”.

Desde el momento que Marcela desapareció: “Nosotros siempre pensamos que iba a volver, teníamos la esperanza hasta el día martes, de seguir buscándola pero al informarnos que el análisis fue positivo perdimos toda la esperanza y las expectativas de tenerla. La familia está sufriendo, pero a la vez fuertes porque queremos que se encuentre a esa persona”.

“ESTAMOS MAL”

Judith no dudó en afirmar que: “Estamos destruidos y lo único que queremos es que se encuentre a esa, o a esas personas porque todo se está investigando y pedimos, principalmente, que si yo como mamá, como hermana o como prima, o vecina veo algo malo, o algo raro que está pasando en algún lado, o si soy familiar de algún cómplice, lo denuncie porque es una manera de concientizar a la gente, que entiendan que el que hizo esto, no puede andar por la calle. Estamos hablando de un loco, de una persona enferma que puede estar al lado de nosotros. Es un horror que todavía no se encuentre a esta persona”.

En cuanto al trabajo de la justicia: “Sé que están haciendo todo lo posible para encontrar a estas personas. Los allanamientos se siguen haciendo para encontrar a mi hermana”, y recalcó: “porque falta el cuerpo de mi hermana. Si bien, sé que se está investigando, necesitamos que sean más rápidos”.

Judith, se quejó de los obstáculos que genera el flujo de información: “Doy fe que las cosas se están haciendo, pero el único problema que estamos teniendo, en este momento, es que de la policía está saliendo una información hacia los medios de comunicación que no debería, porque todo es una pista, es algo que la justicia está investigando y si lo divulgan es una forma de avisar al que hizo esto”.

PEDIDO DE JUSTICIA

Al consultarle acerca de las actividades que emprenderán reclamando justicia por Marcela, dijo: “Cada una de nosotras –por la familia- lo está tomando como puede. Necesitamos que todas estemos enteras para salir y pedir justicia” señalando que no tenían un día determinado: “pero está planeado, más que nada para que se siga concientizando al vecino o alguien que haya visto algo raro, o si tenes un familiar que vos sabés que ese día vino tarde, o ese domingo lo viste raro, es eso lo que nosotros queremos”.

Y reiteró: “Si vos tenes un familiar a quien lo viste raro, o vino tarde, o está haciendo algo fuera de lo normal, llamá a la policía. Es cierto que es feo decir que un familiar hizo esto, pero hay que pensar en el dolor de la otra gente y que lo puede seguir haciendo, porque es una persona enferma que además de matarte, tuvo el coraje de destrozarte, es horrible. De última, si se le pasó la mano, si la mataron sin querer, la hubiesen dejado tirada, pero no así, queriendo ocultar su cuerpo”.

“SIEMPRE FUIMOS UNIDAS”

Marcela Chocobar, de 26 años: “Era una persona alegre, nunca tuvo problemas con ninguna”, relató su hermana: “Todos los sábados y domingos nos juntábamos para tomar mate o comer. Siempre estuvo presente, siempre fuimos muy unidas, siempre participó en los eventos que había”. Era una chica que siempre estuvo presente: “Su género no le impedía ser corajuda, desinhibida, no era odiosa. Sus amigas y la gente siempre nos cuentan algo lindo de ella, porque era muy sociable”.

Además, rememoró que: “Siempre, entre todas nos apoyábamos un poquito. Ella era soltera y le encantaba sus sobrinos, le fascinaba y los amaba, siempre estuvo presente en todos sus actos. Nunca faltó, porque la invitábamos y ella venía. Siempre nos acompañó a todas. Era un apoyo, era una persona que siempre estaba dispuesta a acompañarte y conmigo Marcela era así”.

La nostalgia invadió a Judith al recordar sus últimos encuentros: “La semana anterior a su desaparición, estuve todos los días en su casa, ayudándola porque se le había roto una cañería y estuvimos comprando cosas. Estaba planeando una cena en su casa, para despedir a una amiga que se iba. Tenía pensado comprar cosas para recibir a sus invitadas, sus amigas que permanentemente nos acompañan y están presentes

A LOS CULPABLES

La hermana de Marcela Chocobar se dirigió al homicida u homicidas: “No les importó su vida, no les importó sus sueños, no bastó con arrebatarle su vida, la destruyeron. No les importó nada, no se merecen el perdón de Dios”.

Pidió que: “Se arrepientan. Que piensen en el daño que causaron a la familia, a sus sobrinos. Dejaron a una familia mal, porque ella era una persona que tenía muchos proyectos, era joven y esta persona destruyó sus sueños, destruyó su familia, destruyó su vida. No le importó” y sentenció: “Uno nunca sabe, si están al lado de uno y el mal que hacen. La verdad que es un horror estar pensando que nos está viendo, que se están riendo, no sé”.


pasa en santa cruz
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: