Eduardo Costa, el político más rico de la Argentina, es investigado por la Justicia federal santacruceña en una causa por supuesto lavado de activos. El epicentro de ese expediente son las operaciones de la firma El Tehuelche SA que controla la cadena de hipermercados propiedad del diputado radical.

Sucede que este verdadero emporio de la Patagonia habría recibido fondos por parte de una sociedad uruguaya denominada Holmen SA. Una figura que no tiene actividad comercial en el país vecino y que fue constituida en 1999.

Es notable. Holmen no registra operaciones pero sin embargo ostenta un tercio de la firma El Tehuelche SA. Esto sucedió a los pocos meses del estallido de 2001, cuando Holmen ingresó 2 millones de dólares a la empresa de Costa por los cuales accedió a su participación accionaria. Los registros societarios del Uruguay son públicos y por los mismos se arriba al dato de que el hombre detrás de esta firma es Gustavo Mendivil Larriera.

Un hombre de bajo perfil y hábitos sigilosos. Es entendible: figura como titular de 14 sociedades en Panamá, según registros de ese país centroamericano, que en los últimos años se ha constituido como marco habitual para quienes persiguen a los lavadores de activos.

En el Reino Unido, Mendivil integra Alpha Direct Limited, que a su vez participa de South Lloyds Financial Services, cuyos directivos son Martín Carrau y Emilio Fontana.



El ambiente de los financistas es pequeño, casi mínimo. A mediados de 2013 el fiscal José María Campagnoli investigó una serie de firmas que habrían ingresado fondos a la empresa Austral Construcciones, propiedad de Lázaro Báez. Según detalló el fiscal, Báez habría ingresado 65 millones de dólares a la financiera Helvetic Group que luego habrían retornado a la empresa constructora gracias a una ramificación de financieras que también aparece en el affaire Ciccone.

En esa nómina de sociedades aparece Latin American Assets Managment Gorup. Fue creada en 2010, con sede en Panamá y en su directorio tiene al misterioso Mendivil Larriera.

Una saga que tiene un cierre casi novelesco: la propia Mariana Zuvic, esposa de Costa, y habitual denunciante de tramas que rara vez se comprueban en tribunales, embistió, en su batería judicial, contra dicha firma, o sea, contra Mendivil Larriera, el socio del negocio más pujante de su marido.




ambito financiero
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: