En los últimos días, diferentes notas en medios gráficos y televisivos hicieron eje en Eduardo Costa, pero no en el candidato, sino en el empresario, una historia poco conocida en nuestra provincia.

Una gran mayoría conoce los emprendimientos del líder del Frente Unión para Vivir Mejor, pero poco se conocía sobre los manejos financieros y económicos del Grupo Costa.

A la luz de los hechos, la historia del Grupo Costa despierta ciertos aspectos negativos sobre todo cuando los medios hicieron eco en la compra de terrenos en Calafate, Rio Gallegos y Caleta Olivia. Todas estas compras están bajo sospecha. Hasta ahora Costa no dio explicaciones sobre las denuncias y según parece no las dará, según afirman cerca del candidato.

Los principales cuestionamientos hacia Costa hacen eje en su patrimonio y la irrisoria tasación de sus bienes.

Costa tiene un terreno en Calafate de 1.500 metros cuadrados que en la declaración jurada se tazó en 3.307 pesos. Una ganga.

Otros terrenos cuestionados son los que tiene en Río Gallegos, ambos están valuados en 2.156 pesos y tienen una dimensión de 450 metros cuadrados. Más que llamativo ya que el crecimiento de la ciudad hizo crecer el precio de los terrenos.

El Hiper Tehuelche, empresa insigne de Costa, tiene una historia hasta ahora poco conocida. Se trata de un socio que nadie conoce y que despierta sospechas aquí y en el extranjero: su nombre es Gustavo Mendivil Larriera, un financista que inyectó más de 2 millones de dólares en el Grupo Costa, pero al que nadie, al menos en Santa Cruz, nunca le vio la cara.

Costa recibió fondos de sociedad uruguaya denominada Holmen S.A., propiedad del enigmático Medivil Larriera. Según informes comerciales, Holmen S.A. no registra operaciones pero sin embargo ostenta un tercio de la firma El Tehuelche SA.

El socio de Costa figura como titular de 14 sociedades en Panamá, según registros de ese país centroamericano. No se sabe si en esas sociedadades Costa tendría participación.

Otro terreno sospechado es el de Caleta Olivia, al lado del Hiper de esa localidad. Hoy Costa amplía su Hiper, pero no quedó claro como adquirió ese terreno que le compró al municipio de Caleta.

Los caletenses saben del tema y allí se discutió mucho: son 1.900 metros cuadrados de tierras que pertenecían al municipio de Caleta Olivia. Por ese terreno, Costa pagó apenas $ 1,2 millón.

La forma y el monto por el cual costa se hizo de ese terreno, crucial para la ampliación del Hiper Tehuelche despertaron duras criticas de la oposición al intendente José Córdoba. Incluso dentro del FPV castigaron al intendente y al empresario.

La sospecha tiene una historia: la municipalidad le había vendido a Carrefour un lote de 10 mil metros cuadrados a casi $10 millones. A partir de esto surgieron sospechas fundadas ya que no se mantenía la relación entre una venta y la otra.

Es más, concejales locales pusieron el grito en el cielo ya que la municipalidad se vio doblemente perjudicada. Además de hacer un mal negocio, la propia municipalidad, y no Costa como se estila en este tipo de negocios, tuvo que construir un nuevo edificio para reemplazar el viejo edificio de la Secretaría de Servicios que se encontraba en el terreno donde hoy Costa amplía su empresa.

El concejal José Naves denunció que la construcción del nuevo edificio municipal costó $ 800 mil. Por los cual la venta del terreno sólo le dejó $ 400 mil pesos a los vecinos de Caleta. De ahí las criticas a Costa y Córdoba.

“Tiene cuatro patas y hace miau. Es un gato, un gran gato encerrado”, dicen en la política caletense. “Todos conocen este negociado y nadie dice nada. Todos saben que eso estuvo mal y que Costa y Córdoba actuaron, de mínima, de manera muy desprolija”, afirman desde el FPV.




https://bienalsur.com

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: