Este lunes, en horas del mediodía, en el Auditórium de Vialidad Provincial se realizó el cierre del Séptimo Curso básico de Infantería para personal policial y contó con la presencia del Sub Jefe de la Policía Comisario General Osvaldo Valenzuela, acompañado por oficiales superiores, jefes y subalternos de la fuerza, instructores y cursantes.

En una ceremonia realizada el mediodía del lunes 28, se llevó adelante un acto con motivo de realizarse la clausura del “Séptimo curso básico de infantería” destinado a personal policial y que tuvo su inicio, desarrollo y cierre entre los días 7 y 25 del mes de septiembre, ante la necesidad de capacitar hombres y mujeres interesados en adquirir conocimientos básicos en distintas disciplinas de tácticas policiales especiales, el que fue aprobado por 27 cursantes.

El objetivo principal del curso fue formar, entrenar y enriquecer los conocimientos de quienes lo aprobaran, mediante una intensiva y rigurosa instrucción para operar en diversas situaciones; tuvo su convocatoria en el ámbito provincial e inclusive captó el interés de otras policías, es por ello que se incorporaron efectivos policiales de la provincia de Neuquén,y de la provincia de tierra del fuego, siendo el objetivo general ser capacitados en distintas funciones que realiza el Cuerpo de Infantería, tales como:

Prevención del delito, controlar y disuadir las concentraciones masivas de personas que por su magnitud puedan generar disturbios sociales o tumultos.

Contención, traslado de detenidos, identificación de personas, reducción de personas.

Intervenciones rápidas definidas como de baja y mediana complejidad, entre otros.

En el transcurso de la ceremonia se entregaron certificaciones a los cursantes, que acreditan la aprobación del VII curso de infantería, como así también boinas, brevet y un presente recordatorio, que fueron previamente bendecidos por el Parroco Fabián Antonio Gili.

Para finalizar el Jefe del Cuerpo de Infantería Zona Sur Comisario Fernando Escobar se dirigió a los presentes:

“Dimos inicio al curso básico de infantería, con el anhelo de formar y capacitar nuevos especialistas en nuestra función, además de satisfacer una necesidad operativa. Tenemos la plena convicción de haber cumplido con el objetivo propuesto, logrando conformar un equipo de trabajo y en base a ello, también lograr un objetivo final que es un trabajo en equipo. Fueron 21 días vividos de manera intensa, exigidos físicamente al máximo, a lo que puede llegar una persona.

En su momento, quizás como tantos otros, no comprendíamos los motivos pero un infante debe soportar presiones y ser tolerante, sino de nada sirve haberlo logrado. Estamos plenamente convencidos que aquel que desconoce la función, nunca comprenderá lo complejo y peligroso de nuestro trabajo, es por eso que somos la última alternativa, porque somos especiales. Porque donde ya no hay alternativa de diálogo, cuando indefectiblemente debemos garantizar la paz social y el control ante el desorden, ahí estamos nosotros, los infantes.

En el presente curso trabajamos de forma intensa, en donde desarrollamos una serie de contenidos sumamente importantes. Veintiún días, donde no faltó el frío, el viento, la lluvia y la nieve, no obstante a esa adversidad la supieron tomar con una mirada. Debo felicitar a quienes lo lograron. Nuestra unidad entiende que este es el paso inicial a un largo camino de la capacitación para lograr el especialización que esta especialidad requiere.

Muchos dirán que somos “unos locos policías” y debo decir que si, así debe ser ya que en el momento en que nos iniciamos en la disciplina estamos dispuestos a dar la vida, como lo hizo nuestro camarada, Comisario Post Mortem, Jorge Sayago. De aquí y en tantas situaciones en donde peligra la vida de un infante de nuestra policía, surge nuestro lema: y es por ello que les exigimos al máximo, para dar lo mejor de nosotros y no pasar al momento de nuestra intervención, no decepcionar a la ciudadanía, a nuestros superiores y a nuestras familias, ya que ellos nos esperan al finalizar nuestra larga y peligrosa jornada.

Como jefe de esta unidad, estoy más que agradecido con mí equipo de trabajo, también mi agradecimiento a la Jefatura de Policía por la confianza depositada y autorizar el presente curso, a la División de Capacitación Profesional, Jefe de Departamentos y Jefes de Dependencias, ya que sin sus respectivos compromisos no hubiese sido posible desarrollar el presente curso. Directivos del Instituto Superior de Formación Policial y en este caso en especial, por el personal sanitario, que nos brindó la asistencia primaria.”

Además, agradeció a “los familiares de los cursantes, a nuestras familias, esposas e hijos por comprender al policía y acompañarlo en todo momento, en las buenas y en las malas porque además de aceptar al esposo, aceptaron la institución policial”.

“Es mi deseo felicitar a los nuevos especialistas en Infantería, quienes son los verdaderos actores en este proyecto, a los efectivos de la policía hermana de la Provincia de Neuquén y del Servicio Penitenciario de la Provincia de Tierra del Fuego y a todo el personal de la Institución proveniente de las distintas localidades de la provincia, hoy concretan qué es ser un especialista en dispersión y lo que se necesita para serlo. Recuerden, todos pueden, pero todos no llegan. A ustedes, felicitaciones”, concluyó el Comisario Escobar


pasa en santa cruz
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: