Como no podía se de otra manera, no hay 2 sin 3 y así fue como se avecinó la tercera derrota de Cambiemos, al no poder instalar la idea de fraude en Santa Cruz.

Lo intentaron el mismo domingo diciendo que ganaban por 1200 votos, lo hicieron los días subsiguientes, y continuaron con la embestida al inicio del escrutinio definitivo en la justicia federal.

Cuentan fuentes allegadas a la justicia que el salón del escrutinio era un desfiladero de los Cambiemos en la búsqueda frenética de una irregularidad con la finalidad de volcarse escandalosamente hacia los Medios a denunciar irregularidades y fraude.

Incluso con cierta molestia, las autoridades electorales, se han visto obligadas a salir a aclarar que nada de lo que se pretendía instalar mediáticamente ese correspondía con el clima distendido y desarrollo normal y habitual del escrutinio.

Finalmente el pasado viernes se confirmó lo que Costa y su gente no quería ver: Alicia se quedó con la gobernación de Santa Cruz por voluntad popular y por una diferencia de más de 7000 votos.

Moraleja a Cambiemos: pueden mentir a un grupo de gente durante un tiempo pero no pueden mentir a todos durante todo el tiempo.

bienalsur
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: