El dólar registró ayer un nuevo máximo al subir 13 centavos para ubicarse en los 15,13 pesos en el segmento minorista. El precio al público se vio apuntalado por el alza en el precio para compras de más de un millón de dólares (mayorista), que llegó a los 15,01 pesos. En este mercado, en el que operan bancos y grandes empresas, la mayor demanda de importadores y de compañías que buscan obtener la divisa para su giro de utilidades hacia el exterior se contrapone con una oferta reducida por parte de exportadores de granos. Esto se refleja en la pérdida constante que está sufriendo el stock de reservas, que ayer cayó 121 millones de dólares hasta los 29.316 millones, sin incluir los 5000 millones de dólares de endeudamiento con bancos extranjeros.



La política implementada por el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, de contracción monetaria reduciendo paulatinamente la tasa de interés reavivó la demanda de dólares debido a que el rendimiento de plazos fijos se vuelve menos atractivo ante el billete verde.
El precio del dólar lleva desde el 20 de enero pasado una escalada casi ininterrumpida. Desde entonces acumula una suba de 10,1 por ciento, de la cual un 7,1 por ciento se registró sólo en lo que va de febrero. De esta manera, desde la eliminación de las restricciones a la compra de moneda extranjera, cuando cotizaba a 9,75 pesos, acumula un aumento del 55,2 por ciento.
Previo al primer salto devaluatorio, el Central aplicó a través de su licitación de letras una suba de 800 puntos en la tasa de interés rectora para el sistema financiero. Con un mercado que no logró normalizarse y una demanda todavía agazapada, el Central fue bajando las tasas progresivamente hasta dejarlas 50 puntos básicos por debajo del nivel de esa primera suba, lo que dejó a los plazos fijos con tasas incluso por debajo de lo que se registraba en octubre pasado, mientras la inflación se perfila a superar el 30 por ciento. Esto reavivó la demanda por dólares para cobertura. Es por eso que esta semana debió dar marcha atrás con las bajas de tasas semanales y la ajustó en un cuarto punto para los plazos de licitación más cortos, donde se concentra la mayor oferta de liquidez de los bancos.
Sturzenegger recibió la queja de las sociedades de Bolsa, quienes aducen que los altos niveles de tasas están reduciendo los volúmenes operados en bonos y acciones, activos de mayor riesgo. En la jornada de ayer, las acciones registraron una suba promedio de 4,4 por ciento, a partir de una recuperación en el precio del petróleo y ante la expectativa de que un acuerdo con los fondos buitre abra las puertas para una fase de fuerte endeudamiento. Entre las empresas dentro del MerVal que más subieron se destacaron Petrobras, con un 9,2 por ciento; YPF, un 7,3; y Banco Francés, un 7,2. Los bonos operaron también en positivo con alzas de hasta 1 por ciento.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: