En la madrugada del 22 de febrero de 1883, una columna de soldados argentinos e "indios amigos" salio a bolear porque las raciones que habían traído desde Nahuel Huapi se habían acabado. El grupo distinguió una caballada y cargó contra "la chusma" que encontró en una gran toldería, vacía de guerreros. Al notar la presencia de los wingka, Inakayal, Foyel y demás longko, retornaron a la escena -estaban cazando- y se involucraron en un combate contra la vanguardia enemiga. Luego llegó el grueso del contingente invasor pero los peñi consiguieron poner a salvo a sus mujeres y niños, antes de disperarse ante la acción mortífera de los Remington. Como siempre, la cantidad de bajas fue muy dispar: 80 de los weichafe cayeron y entre los adversarios, apenas si hubo 13 heridos. Hay que ponerse en el cuero de aquellos hombres, que dieron la vida por la libertad de sus compañeras y sus críos...
Los wingka llamaron y llaman Combate de Apeleg a esa acción de armas, que tuvo lugar casi cuatro años después de que comenzara la Campaña al Desierto. En la ocasión, mapuches y gününa küna cerraron filas ante el Ejército, para segura desazón de los etnólogos del siglo XX que quisieron ver enfrentados a ambos pueblos.
Ese episodio tuvo lugar un día como hoy, 133 años atrás. Memoria, verdad y justicia, siempre...
Antes de 1976, también.
Memoria y verdad... Y justicia, dije.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: