La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, repartió hoy críticas a la gestión de su predecesor el peronista Daniel Peralta y a la que inició hace dos meses Mauricio Macri al asegurar que "la autonomía provincial está seriamente afectada desde que necesitamos ayuda nacional para subsistir".

La mandataria trazó un panorama complejo sobre las dificultades que encontró al arribar al gobierno provincial en el discurso que pronunció al inaugurar el período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial.

"No nos pidan que actuemos de paragolpes protector de las malas decisiones del gobierno de Mauricio Macri", asestó la mandataria ante una auditorio de legisladores que la aplaudió con fuerza y con la compañía de su sobrino, el diputado nacional Máximo Kirchner, quien faltó a la asamblea en el Congreso de la Nación esta mañana.

Previo y durante el discurso de Kirchner unos 3 mil estatales agremiados en la CTA Autónoma de Santa Cruz y la Mesa de Unidad Sindical marcharon y se concentraron frente a la Legislatura para rechazar cualquier intento de modificar la legislación previsional y, pedir paritarias "libres y sin techo".

Allí hubo algunos incidentes con militantes kirchneristas de Kolina y La Cámpora que fueron a escuchar el discurso de Alicia Kirchner pero tuvieron que alejarse unos 200 metros del ingreso a la Legislatura.

La gobernadora recordó las gestiones nacionales de Néstor Kirchner y Cristina Fernández y sostuvo que "no estuvimos de vacaciones, trabajamos por todo el país".

"Da mucha bronca que no se aprovecharon las oportunidades ofrecidas como si hicieron otras provincias", señaló en abierta crítica a la gestión de Peralta.

Frente a su sobrino, exaltó las gestiones de su hermano quien gobernó Santa Cruz entre 1991 al 2003 y recordó que "fue un estado promotor en apoyo de la actividad privada, una vigorosa obra pública con altos niveles de ocupación y, en la que los trabajadores compartían el avance del estado".

Kirchner señaló que durante ese período de gobierno se "abrigó a la actividad privada y pueden dar fe los empresarios santacruceños que en ese contexto vieron como nunca antes crecer su patrimonio y expandieron sus actividades regional y nacionalmente".

"Santa Cruz asiste a las horas finales de un modelo de Estado. No recurriremos al ajuste fiscalista. Despedir a decenas de trabajadores públicos no resuelve nada", sostuvo la mandataria patagónica.

En su crítica a Macri también añadió que "brindar soluciones empresariales disfrazadas de racionalidad traerán más desigualdad, más desocupación y más pobreza", tras lo cual apuntó a los gremios estatales que "especulan respecto a los salarios sigan el ritmo de la inflación que está empujada por la devaluación que alcanza el 61 por ciento".
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: