Boca y River empataron sin goles en la Bombonera.
Boca Juniors y River Plate, ajenos a la lucha por el Campeonato de la Primera División, empataron sin goles en un Superclásico intenso y con poco juego, pero con emociones hasta el final.

La expulsión de Pablo Pérez en Boca fue determinante en el desarrollo del partido, ya que el equipo de Guillermo Barros Schelotto jugó con un hombre menos desde los 12 minutos del primer tiempo.

El partido se jugó en La Bombonera con el arbitraje de Darío Herrera, el mismo árbitro de aquel incidente que provocó la descalificación de Boca en la Libertadores 2015.

El comienzo, intenso, dejó en claro que Boca y River jamás juegan por nada. Lejos de la punta ambos en sus respectivas zonas, arrancaron como para dejar bien alta la chapa de un clásico que es único en el mundo. Presión de River, velocidad en los atacantes de Boca y las emociones a pleno.

Llegó Boca con un desborde de Cristian Pavón y parecía que el gol estaba al caer, con River más preocupado por aquietar el juego que por atacar. El dispositivo del local era simple, con Fernando Gago como distribuidor, Leonardo Jara y Pérez muy activos, Nicolás Lodeiro como enganche, y Carlos Tevez con Pavón para llegar cerca de Marcelo Barovero.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: