Melisa Bogarin tenía 30 años, era empleada del plan Pro Huerta, que nació de un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Social y el INTA y, como muchos de los trabajadores del Estado, vivía desde hace 120 días con la constante incertidumbre de si iba o no a ser "una cesanteada más" ya que su régimen laboral era, como el de la gran mayoría de los estatales, bajo contrato.

Desde hace más de 8 años desempeñaba tareas de comunicación en el programa pero trabajaba, como muchos otros de sus compañeros, en una situación de precariedad laboral. Hasta donde sabía, tenía empleo asegurado pero sólo por tres meses más. Por este motivo, ella y sus compañeros decidieron escribir una carta a las autoridades del INTA para pedir su pase a planta permanente y así asegurar su continuidad laboral.


El martes pasado, en una reunión con las autoridades del INTA, Melisa estaba decidida a plantear su pase a planta permanente pero antes de poder hacerlo se descompensó, sufrió un paro cardíaco y murió cuando era trasladada hacia el hospital.

LEÉ MÁS. Carrió defendió los despidos: "Era gente que no trabajaba"

Su marido, Germán, estaba en una situación similar: él es trabajador de la Secretaria de Agricultura Familiar de la Nación y, día a día, vive con la incertidumbre de si mañana tendrá o no trabajo. En dicha secretaria, según aseguraron los propios trabajadores al Destape, ya hubo más de 200 despidos a nivel nacional y, pese a que Germán no recibió aún un telegrama de despido, "hay listas negras que circulan en las que su nombre está escrito". "Lo van a despedir", aseguran.

Marcelo Ruesta, uno de sus compañeros de trabajo, dialogó con El Destape y explicó cómo la precariedad laboral de Melisa y la estresante situación laboral de su marido llevaron a que la joven sufriera un paro cardíaco: "Ninguno de los dos se había quedado sin trabajo pero había, constantemente, una amenaza directa y esa incertidumbre genera estrés, desequilibrio familiar y es lo que causó su muerte", aseguró.

"A nosotros, los trabajadores de la Secretaría, nos duele todo el cuerpo por toda la injusticia que vivimos y todo lo que nos está pasando. Estamos todos los días chequeando si no nos llegó un telegrama", agregó mientras contó que el marido de Melisa pide "que sigamos luchando porque estas políticas nefastas del gobierno nacional nos llevan a una situación de violencia psicológica que causa muertes".

En una carta abierta, los compañeros de Melisa denuncian que "las políticas de ajuste que esta llevando adelante este gobierno, las formas en que lo hace, la complicidad de los medios, la reproducción en millones de voces civiles... nos están matando".
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: