Según publicó el portal del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE), “Llama la atención que el Presidente, ante la gravedad de la denuncia, sea tratado tan amablemente por los medios argentinos”.

El diario alemán advirtió que el Grupo Clarín y La Nación participaron del consorcio que llevo adelante la investigación y que sabían de la existencia de los documentos que involucraban a Macri.

También señala la pobre explicación del mandatario ante el escándalo, “fue casi causalmente director de una empresa con casilla postal en Bahamas” y el medio también se sorprende por las declaraciones de Laura Alonso, “Llamó la atención que la titular de la Oficina Anticorrupción haya salido en defensa de Macri, argumentando que no es delito tener una empresa en un paraíso fiscal”.

Mauricio Macri se considera de alto vuelo. Ahora la imagen del superhéroe Presidente que se estaba construyendo cuidadosamente corre peligro de ser dañada.

En los documentos de Panamá se encuentran los nombres de 570 argentinos que se supone, están asociados con las empresas offshore de Mossack Fonseca. Estos incluyen al futbolista de fama mundial Lionel Messi y especialmente al presidente Mauricio Macri. Decir que podría desencadenar un pequeño terremoto en Argentina sería bastante acertado.

Mauricio Macri, de 57 años, sucedió a fines del año pasado a la controvertida presidenta Cristina Fernández de Kirchner, entre otras cosas, con la promesa de llevar a su país -aislado de los mercados financieros internacionales- de nuevo al círculo de las naciones económicas razonables. Macri es un empresario de padres ricos, con apariencia honesta y conciliadora. Tenía suma urgencia en poner fin al conflicto aparentemente interminable con los fondos buitres de Estados Unidos, por lo cual todo el mundo lo aplaudió. Con las revelaciones de los documentos de Panamá su imagen cuidadosamente construida está en peligro de ser dañada.

Mauricio Macri está mencionado en los archivos de Mossack Fonseca como director de la empresa offshore Fleg Trading Ltd., la cual fue registrada en 1998 con una inversión inicial de 5.000 pesos en las Bahamas, y que se disolviera en 2009. Desde 2007 a 2015 Macri era intendente de la ciudad de Buenos Aires. En los documentos también aparecen mencionados su padre Francisco y su hermano Mariano como directores de Fleg Trading Ltd.

La Oficina Presidencial de Argentina sostiene: “Macri no estuvo nunca involucrado en el capital de esta sociedad.” Se supone que Fleg Trading Ltd. ha estado en conexión con Socma, el grupo empresarial de la familia. Cuando el grupo estaba fundando esas empresas, el señor Macri figuraba “ocasionalmente” como director, sin tener una participación en acciones.

Que fuera director de una empresa fantasma por mera casualidad: difícilmente Mauricio Macri pueda tener éxito con esa explicación.

En Argentina todos los políticos de alto nivel están obligados a revelar sus activos. Macri aparentemente nunca mencionó su participación, sea cual fuera su rol, en Fleg Trading Ltd., y se excusó diciendo que no tenía acciones de la empresa offhore. En la declaración de bienes de su padre si aparece, admitió a través de un vocero.

Llama la atención que el Presidente – ante la gravedad de la denuncia – sea tratado tan amablemente por los medios argentinos, con contadas excepciones. Sin dudas a su antecesora Kirchner se la hubiese sometído a fuertes presiones de todos los sectores para que deje el cargo. El lunes, los principales periódicos de Buenos Aires dieron mayor transcendencia al caso de Daniel Muñoz, quien también está acusado en los documentos de Panamá, que al caso Macri. Muñoz es el ex secretario privado del fallecido esposo y antecesor de Cristina Kirchner Néstor Kirchner.

La jefa de la Agencia Anticorrupción argentina, Laura Alonso, defendió al presidente Mauricio Macri. Ella señaló que no es delito constituir una empresa fantasma en un paraíso fiscal, salvo en el caso que pudiera demostrarse que esa empresa era utilizada para el lavado de dinero o la evasión fiscal. Alonso ahora es criticada por justificar al presidente demasiado rápido. La Agencia Anticorrupción argentina (Oficina Anticorrupción, OA) investiga los casos de corrupción a nivel federal, y está subordinada al Ministerio de Justicia.

“Argentina vuelve al mundo”, fue una de las consignas principales de Mauricio Macri en la última campaña electoral. El periódico Página 12, que suele ser pro kirchnerista, tituló en mayúsculas en primera plana esa frase, sobre la imagen de la cabeza del presidente. Es un mundo oscuro al cual vuelve Argentina con Macri, quiere decir.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: