En una medida totalmente contraproducente para abrir el diálogo y bregar por la paz social (además de inconstitucional), el gobierno de la provincia de Santa Cruz emitió, a través del Consejo Provincial de Educación, una nota a todos los Directivos de las escuelas de Santa Cruz, donde los intima a cumplir con el envío de la planilla de ausentismo bajo amenaza de castigar a todos los docentes de la provincia, no pagándole los haberes si incumplen con la orden.

En una avanzada más del gobierno sobre los docentes de la provincia, debido al reclamo salarial que viene realizando la ADOSAC, con interrupción de clases de manera semanal, por falta de acuerdo en paritarias, el CPE por nota Nº 775/DPAJ/16 intimó a cada uno de los directivos de los distintos establecimientos educativos de la provincia a cumplir con el envío de la Planilla de Inasistencia Mensual advirtiéndoles que deberá guardar correlación con la Planilla de Novedades de Liquidación de Haberes, recordándoles que en dichas planillas deben redactarse las “causales del ausentismo”.

Más allá de la intimación a cumplir con esta formalidad, lo cual es objetado por la ADOSAC, por cuanto sostiene el gremio que dicho procedimiento no está contemplado en el calendario escolar, lo grave de todo asoma en el último párrafo de la nota donde expresa: “De incumplir nuevamente las órdenes impartidas por la Superioridad, su conducta impedirá la liquidación de los haberes de todo el personal a cargo, sin perjuicio que se investigue su accionar en el marco del Acuerdo 219/96 del Reglamento de Investigación Sumarial”.

El Secretario General de la ADOSAC, Pedro Cormack, le aseguró a esta Agencia que este documento “está direccionado a intimidar, presionar y amenazar a los docentes que hacen paro y tiene como fin romper la lucha docente por los salarios”. El gremio analizó esta medida como inconstitucional, que atenta contra los derechos constitucionales y por tal razón han realizado las denuncias correspondientes contra el principal responsable del CPE, Roberto Borselli.

Este accionar del gobierno, genera un problema más a la hora de encaminar el conflicto docente hacia una posible solución. El paro docente y el de la administración pública se renuevan semanalmente y esta vez por 120 horas, lo que lleva a pensar que si de parte de las autoridades no existe vocación de sentarse a negociar seriamente, el conflicto va, irremediablemente a un cuello de botella, donde se incrementarán las acciones y será muy difícil desandar un camino que lleva a las dos partes a seguir enfrentados. (Agencia OPI Santa Cruz)
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: