En medio de las acusaciones del kirchnerismo contra el macrismo de haber creado "una fuerza paraestatal para espiar y cazar" funcionarios y militantes del anterior Gobierno, se dieron a conocer fotos y escritos que dan por por probados los dichos de la ex presidenta. La relación entre los oficiales y la destrucción de la casa donde vivían los padres de Néstor Kirchner.
"Procedentes de la localidad de El Calafate" y "se dirigían a la ciudad de Río Gallegos", son dos de las frases que contiene el documento de la comisaría Guer Aike de Santa Cruz que dan cuenta del accionar sospechoso de seis agentes de la Policía Metropolitana en esa provincia.

Cristina Kirchner denunció ayer que el sábado pasado encontró destruida la casa donde vivieron los padres de Néstor Kirchner y donde luego vivió ella junto a su esposo y su hijo Máximo en Río Gallegos. "Me enteré del hecho, y sus características, estando en El Calafate. Debo decir que, cuando vi la foto, me pareció un hecho absolutamente violento e intimidatorio, que refleja claramente un clima de época", afirmó en un comunicado difundido en las redes sociales.

El Destape accedió a los documentos que prueban esa denuncia. Es un informe de la comisaría de Guer Aike de la policía santacruceña donde se manifiesta que se demoraron a seis personas que luego de un tiempo reconocieron ser agentes de la policía que fundó Mauricio Macri cuando era jefe de Gobierno porteño y debieron mostrar sus credenciales. Este hecho sucedió cuatro días antes (14 de junio) del hallazgo en la casa que era de los suegros de Cristina.

En el acta se prueba el hallazgo de un arma de fuego (una "Glock calibre 9mm") en uno de los bolsos de los oficiales. Leonardo Ariel Salazar, Juan Matías Pez, Ruth Elizabeth Vera, Gabriel Alejandro Isassi, Sergio Sebastián Sequeira y Mariela Fernanda Centurión afirmaron que "estaban de paseo", que llegaron desde El Calafate y estaban yendo hacia Río Gallegos.

LOS TRES DOCUMENTOS DEL ACTA



A los dos documentos, uno de la División Canes de esa localidad y otro de la comisaría, se suma al informe las imágenes de la camioneta demorada donde viajaban los seis oficiales. Una Toyota Hilux blanca.

"La lógica más elemental indica que alguien que se dedica al delito abriendo puertas para ingresar a domicilios ajenos, lo hace sin necesidad de romperlas a patadas, y menos aún cuando esa puerta está expuesta en una calle como 25 de mayo, transitada y de gran visibilidad, teniendo además, la vivienda, puertas laterales mucho más frágiles y de mejor acceso. Es más, esa metodología -la de abrir las puertas a patadas- nos remite a épocas pasadas. Las dos marcas sobre la pintura blanca traen, además, el sello inconfundible de los borceguíes. La confirmación de que no se habían llevado nada despeja cualquier duda", afirmó ayer Cristina en su comunicado en clara referencia a que el hecho en la casa de sus suegros sería perpetrado por fuerzas policiales.

Hace días, Agustín Rossi denunció que se está construyendo "una fuerza paraestatal para perseguir a dirigentes del gobierno anterior". Y afirmó que dirigentes kirchneristas están "siendo espiados por los servicios de inteligencia del gobierno de Macri". "Se ha desatado una cacería sobre nosotros", dijo.

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: