Gobierno nacional ya dejó en claro que no hay aportes extras para financiar sueldos. Intendentes justicialistas que viajaron a Buenos Aires se vuelven con la promesa de reactivar obras ya pautada en años anteriores.


Los ocho intendentes justicialistas que se reunieron con el ministro del interior Rogelio Frigerio se vuelven solo con promesas de reactivar obras ya pautadas.

Como informó ahoracalafate.com.ar la reunión había sido solicitada por el grupo de intendentes, con la idea de pedir aportes financieros para los municipios, o en su defecto que llegaran vía provincia, para afrontar el pago de sueldos y los correspondientes aumentos.

Pero el resultado no fue bueno para los jefes comunales. Nación no les aseguró fondos extras, y solo les prometió trabajar en una reactivación de obras cuyos avances quedaron paralizados con el cambio del gobierno nacional, o que aún no se iniciaron.

Formalmente, el ministro nacional mandó un comunicado de prensa diciendo: "Comenzamos el trabajo con los intendentes para conocer en detalle cuál es la realidad de cada municipio. Queremos tener un panorama claro para luego poder definir cómo seguimos con las obras que ya están en ejecución y las que están planificadas”.

Sobre la cuestión financiera, el comunicado del ministerio del interior solo menciona que se analizaron la situación económica de cada comuna, la sostenibilidad de la planta de empleados municipales, la continuidad de las obras proyectadas en cada distrito y el reparto de la coparticipación provincial.

Junto a Frigerio estuvieron el secretario de Interior, Sebastián García De Luca; y el subsecretario de Gestión Municipal, Lucas Delfino.

Pero los intendentes fueron a buscar plata, y plata no hay. Desde el ministerio del Interior se indicó que se programó una mesa de trabajo, pero no se aseguraron fondos, ni siquiera se mencionó alguna posibilidad.

Al terminar el lunes, los intendentes hablaban entre sí para definir cuál sería el mensaje que darían a los medios periodísticos y sus localidades.

Para algunos de los municipios lo positivo de la reunión es el compromiso de reactivar obras y proyectos paralizados, lo mismo que el municipio calafatense viene gestionando desde meses atrás y que tuvo una confirmación durante abril.

El ejemplo Caleta.

Pero no habrá fondos extras. La situación se entiende mucho mas fácil si se tiene en cuenta lo que ocurría en Caleta Olivia al mismo tiempo que los intendentes justicialistas se reunían en Buenos Aires con el gobierno nacional.

Mientras los intendentes justicialistas se reunían en Buenos Aires con Frigerio, acá en Santa Cruz, el intendente de Caleta Olivia, el radical Facundo Prades se confesó, haciendo público algo que ya era motivo de charla entre los intendentes.

En una reunión con representantes de trabajadores municipales, el intendente de la segunda ciudad mas importante de la provincia dijo que el gobierno nacional (de su mismo sector político) le pidió que despidiera unos 1500 empleados municipales, para poder seguir ayudándolo.

"La posición bien clara del gobierno nacional es que hay que despedir gente, por lo menos 1500 personas para que el dinero alcance”, dijo el intendente caletense en la reunión del mismo lunes.

El municipio caletense sufre las consecuencias de una superpoblación de empleados, que le dejó su antecesor, el justicialista José Córdoba.

Si el gobierno nacional condiciona apoyo a intendentes de su propio sector políticos a pagar un alto costo político con 1 500 despidos que terminarían con la paz social en esas localidades, qué les queda a los intendentes justicialistas.

Las mismas autoridades nacionales habrían impulsado a que los intendentes apoyen el endeudamiento provincial, como única alternativa para sostener los empleados dentro de sus municipios.

Para esta semana se espera que diputados definan por mayoría el voto acuerdo para que la provincia salga a pedir un préstamo de 10 mil millones de pesos, pero que todavía no se sabe que porcentaje le tocara a los municipios.



 (Ahora Calafate)
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: