La empresa japonesa Funai Electric, la última fabricante de videocaseteras, dejará de producir este tipo de equipos a fin de mes debido a la caída en las ventas y a la dificultad para encontrar las piezas que se necesitan para construirlas.

La firma tomó esta decisión pese a haber vendido 750.000 unidades el año pasado, según el reporte de la Bolsa de Tokio.

Funai Electric, fundada en la ciudad de Osaka en 1961 pero con sedes también en Alemania, Chia, México, Estados Unidos y Malasia, fabricaba videocaseteras también para grandes empresas como Sanyo.

En solitario, Funai continuaba hasta estos días con la tradición iniciada en 1956 por la estadounidense Ampex con el "Quadruplex" -que por su elevado precio (50.000 dólares) solo podía ser adquirido por las cadenas de televisión- y continuada siete años después por Sony, con el VTR, que con su precio de menos de 1.000 dólares buscó meterse en el consumo casero.

La misma firma japonesa lanzó en 1971 el U-matic, que con una cinta que podía grabar hasta 90 minutos y con una usabilidad simplificada volvió obsoleto a sus predecesores.

En 1972 la holandesa Phillips introdujo en el mercado los VCR, con casetes cuadrados y tiempo de grabación de una hora, pensado para llegar a los hogares.

A mediados de la década de los 70 los videocasetes comenzaron a convertirse en productos de uso masivo tras los lanzamientos primero del Betamax, de Sony, y luego del VHS, de JVC. Este último formato logró más aceptación entre el público y comenzó a imponerse sobre su rival (aunque el sistema Beta se siguió usando para grabaciones profesionales o de mayor calidad).

Ya a finales de los 90 el DVD -lanzado en 1995 por un grupo de empresas que, dos años más tarde, quedó conformado por Hitachi, Panasonic, Pioner, Philips, Mitsubishi, Sony, Toshiba, JVC, Thompson y Times Warner- comenzó a imponerse sobre los videocasetes, tanto por la mayor capacidad de tiempo de grabación como por la mejor fidelidad de imagen.

Gradualmente, los principales formatos de videograbadoras dejaron de ser fabricados. JVC abandonó sus VHS en 2007 y Sony dejó de comercializar los Betamax en 2015, aunque ya había discontinuado la producción de videograbadoras en 2002.

Por eso, si bien Funai continuaba hasta ahora con la producción de estos dispositivos, la sucesión de avances tecnológicos que mejoraron la calidad de la imagen -desde el DVD al 4K- y la distribución de contenidos -con el boom del video on demand, que tiene a YouTube y Netflix como abanderados- hicieron que buena parte del mundo abandonara los videocasetes hace años.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: