Ayer, pasadas las 17 horas los sindicatos petroleros de Chubut y Santa Cruz retomaron las reuniones con la CEOPE y la CEPH antes las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación.


Atravesados por los telegramas de suspensión del personal sin goce de haberes a partir del primero de agosto y septiembre, las negociaciones se dan contrarreloj para evitar que se profundice la crisis.

Los sindicatos de base de Chubut y Santa Cruz continúan manteniendo el estado de alerta y movilización, y desde el Petroleros Privados aseveraron que de no haber respuesta habrá un paro regional.

En tanto, en la tarde de ayer se supo que en Zona Norte de Santa Cruz llegaron telegramas a asalariados que dependen de San Antonio Internacional anunciándoles suspensiones por 30 días, sin goce de haberes.

Pero, al cierre de esta edición, el secretario general Claudio Vidal dio a conocer que fueron reincorporados 202 trabajadores a San Antonio Internacional”.

Ante las reuniones que se celebraron a lo largo de toda la semana, surgieron infinidad de rumores, uno de ellos daba cuenta de que las empresas petroleras anticiparon que no pagarán el aumento, luego de no haber llegado a un acuerdo en la mesa de discusión por la productividad de las jornadas laborales: “Los gremios no quieren discutir el plan de acción por los temas de productividad, en ese contexto no pueden esperar que se paguen los aumentos”, aseguraron desde el sector empresarial.

“Presionan”

Desde Buenos Aires y antes de ingresar a la reunión entre sindicatos del sector y funcionarios nacionales, Rafael Guanchelen, secretario gremial del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, habló de los más de 500 telegramas de despidos enviados a trabajadores de la Cuenca del Golfo San Jorge en el transcurso de esta semana.

De acuerdo a los expedidos por la operadora San Antonio, señaló que “están usando estrategias para presionar, todo tiene un porqué, la empresa San Antonio Internacional en Chubut genera telegramas de suspensión, cuando Chubut no firmó preventivo de crisis, no tiene marco legal, ya fueron contestados por carta documento y ante el Ministerio de Trabajo de Nación”.

En sus declaraciones, el dirigente petrolero aseveró que “cuando hay un vaciamiento en una empresa algún fin tendrán, no quiero adelantar ni confundir, pero si hay un vaciamiento hay un fin político, vamos a defender a los trabajadores, no vamos a dejar que se caigan las conquistas”, expresó.

Indicó que junto a otros dirigentes del país tratan “de sostener lo que hoy nos quieren sacar, lo que se ha logrado con años de mucho esfuerzo, de mucha lucha. Reducir la jornada de trabajo, no quieren pagar el aumento”.

Más adelante, pidió abiertamente el apoyo del Gobierno Provincial: “en este momento tenemos que estar todos juntos, acá no es que apoyan al sindicato sino a la familia petrolera, y creo que si caminamos todos en ese marco vamos a poder salir adelante”, sentenció.

De hecho, la gobernadora Alicia Kirchner y parte de su Gabinete Provincial mantuvieron una reunión con las actuales autoridades del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz el pasado jueves en Casa de Gobierno.

Allí, desde el sindicato pusieron en conocimiento a Kirchner sobre las idas y vueltas que hoy experimenta la industria y las preocupaciones que hay a futuro en cuanto a la pérdida de puestos de trabajo.

Chubut

Con 300 telegramas de suspensión sin garantía de estabilidad laboral, San Antonio Internacional (SAI) es la primera compañía que arriesga a ponerse a los petroleros en contra.

Carlos Martínez, delegado del gremio de base en Chubut, dijo desde la sede de su agrupación, donde llegaban los trabajadores con los telegramas, que “la primera es San Antonio, y si están probando y nadie le pone freno, van a ir por DLS, SP y el resto de las empresas. Nosotros no vamos a tolerar que los trabajadores padezcan la crisis. Quieren que la crisis la paguen los trabajadores”, afirmó.

“Las bases están caldeadas y los trabajadores ya quieren salir a las rutas. Queremos transmitir tranquilidad porque hay reuniones en el Ministerio de Trabajo que vamos a respetar. Pero también vamos a decir que los mayores responsables de todo esto son la CEPH y la CEOPE”, criticó Martínez en referencia a las dos cámaras empresarias.

“Las empresas están jugando al límite, hay mucha preocupación por cómo están actuando antes de la finalización del acuerdo -el firmado el 1 de febrero, que concluye el domingo- y lo que va a ser después”, remarcó Martínez. “Hoy no estamos pensando en la planta de Termap, o algo por el estilo, pero las consecuencias van a ser grandes”, sostuvo.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: