Desde febrero de este año, ocho docentes del Jardín Maternal “Mis Angelitos” de Perito Moreno, piden cobrar su haberes en tiempo y forma. El establecimiento privado, pasó a manos del municipio en el 2015 y en lo que va del año no les han pagado ni un solo mes de sueldo. Han realizado los reclamos ante la provincia, pero el gobierno alude que no es su problema. El Intendente se justifica con el ajuste de caja y falta de fondos. En tanto 30 niños de entre 3 y 4 años no tienen Jardín donde asistir.

Estamos en una época donde se revaloriza el rol de la mujer, el miércoles sin ir más lejos, hubo una manifestación nacional a favor de sus derechos, en contra del maltrato, la discriminación, la violencia y la marginación por cuestiones de género. Vivimos una coyuntura donde el discurso sobre el derecho a trabajar y cobrar un salario justo, forma parte de campañas preelectorales y las autoridades de Educación firman todo tipo de “acuerdos educativos” y titulan largo sobre programas “participativos y de inclusión”, donde se pretende nivel hacia arriba en materia educativa. En Perito Moreno, nada de esto se practica.

Es en este marco que no se puede entender lo que ocurre en la localidad de Perito Moreno, donde ocho docentes del Jardín Maternal “Mis Angelitos” están haciendo “retención de tareas” desde el viernes 7 de octubre, reclamando que les paguen los sueldos adeudados desde el mes de febrero de 2016, es decir, de todo el ciclo lectivo en curso. “No nos han pagado ni un solo mes, cuatro de nosotras cobraron una ayuda de 4 mil pesos en el mes de junio y ante los reiterados reclamos, en el municipio del cual depende el Jardín, nos han dicho que no tienen fondos”, señaló a OPI una de las docentes.

Las docentes relataron que el 5 de octubre, el Intendente Casarini se comprometió con ellas a pagarle “el primer sueldo del año” y les acercó unos cheques que no cubrían ni el 20% de la deuda. Como si esto fuera poco, cabe acotar que tampoco el municipio extiende recibos de haberes, explotando a estas docentes con trabajo en negro, situación que habría sido expuesta por todas ellas, ante la Subsecretaría de Trabajo de la provincia.

El Jardín Angelitos – Foto: OPI Santa Cruz

Actualmente el Intendente Mauro Casarini, no atiende a las docentes que se han manifestado por medios radiales de la localidad, en busca de una solución a sus problemas, presentado reiteradas notas ante el Ejecutivo municipal y Educación. Existe por parte de las maestras, disconformidad con la escala salarial que el municipio aplica, absolutamente diferente a la que rige a nivel provincial, en las que piden ser encuadradas y paralelamente, han encaminado los reclamos a través de la ADOSAC. Mientras tanto, el Jardín compuesto por 30 alumnos distribuidos 20 de ellos en sala de 3 años y 10 en sala de 4 años no tiene actividad desde hace unos días, debido a la medida de fuerza por el reclamo de pago salarial de 9 meses más el aguinaldo, que también se les adeuda y su destino es incierto.

Papeles, principios y responsabilidad “cero”

El Jardín Maternal “Mis Angelitos” hasta 2015 era un emprendimiento privado que pertenecía la señora Ángeles Casal, quien por problemas económicos debía cerrar la institución para los niños, con el agravamiento lógico de la situación educativa de una localidad pequeña con escasez en materia de establecimientos de este tipo ya que hay un Jardín provincial y otro privado, pero ninguno maternal o guardería. “Mis Angelitos”, recibe a bebés desde los 45 días.

Ante el inminente cierre y aprovechando el acercamiento que tiene con el municipio el abogado Enzo Otalora, marido de Casal, quien ocupa actualmente un cargo junto al intendente, después de haber trabajado para las mineras Santa Cruz y Goldcorp de esa ciudad, la municipalidad tomó a su cargo el establecimiento, previo pedido de autorización a la provincia y de esa manera, tanto el personal docente como el de maestranza pasó con cargo al Ejecutivo.

Por Resolución 078 del 2015 y respondiendo a una nota/Expte iniciado por la Sra Casal, el Consejo Provincial de Educación le otorgó el Nº de registro PM-I-41, donde entre otros aspectos resalta que la institución presentó el Proyecto Educativo para Nivel Inicial, que no existen objeciones que hacer al proyecto pedagógico, que el establecimiento es el adecuado y luego define los objetivos del Jardín “Mis Angelitos”, como óptimo para cumplir con la tarea.

En los considerandos de la Resolución se expresa:

“Que la Institución requiere subvención estatal” y a renglón seguido apunta: “Que es un jardín de infantes donde los padres aportan una cuota suficiente para cubrir los gastos de los docentes” y en otro apartado “Que con el criterio de justicia social, teniendo el Estado que asegurar el acceso e igualdad de oportunidades, atendiendo a los sectores menos favorables de la población, no debe otorgar este CPE, subsidio o subvención alguna a la mencionada institución”.

A partir de allí y con el cargo de pagar los sueldos por parte del municipio, desde entonces y a pesar del reconocimiento oficial de la autoridad de Educación, el Jardín Maternal (ahora municipal) cuyos salarios debían ser abonados por el municipio, nunca pagó los sueldos del personal, generando este reclamo que hoy pone en peligro, no solo las fuentes de trabajo de las docentes, sino la subsistencia misma del Jardín Maternal de Perito Moreno.

El Jardín Angelitos – Foto: OPI Santa Cruz

Otro aspecto que no está claro es qué hace el municipio con el dinero que ingresa por la cuota que abonan los padres, promediadas aproximadamente en unos 600 pesos por niño. Esa plata, que debería estar afectada a una parte del pago de haberes de las 7 docentes y la Directora, no consta en registros ni el Intendente ha rendido cuenta de la misma.

Hasta el momento nadie se preocupó ni se ocupó del tema. Las autoridades del Consejo provincial de Educación, tienen bien en claro que tal como lo dejaron expresados en la Resolución Nº 078 en el acuerdo final, el Artículo 2, señala: “Se acuerda no subvencionar ni subsidiar al jardín de Infantes “Mis Angelitos” de Perito Moreno”. Total, es educación, solamente.

El gobierno de Alicia Kirchner está mucho más preocupado en sostener a la UOCRA, por ejemplo, por eso mensualmente mantiene subsidiados a 1.400 obreros que esperan “la reactivación de la obra pública”. En este “acuerdo” con el gremio de Martínez, el kirchnerismo se cuidó especialmente de no colocar una cláusula diciéndoles a los de la UOCRA que se las arreglen como puedan, como si les dijo (en otros términos, en su Resolución) a las 8 docentes de Perito Moreno. (Agencia OPI Santa Cruz)
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: