Un funcionario municipal de Santa Cruz es candidato en Chile a Concejal y ofrece pensiones graciables argentinas en su localidad chilena para que lo voten. Los Carabineros pasan a territorio argentino sin control alguno. Corrupción, droga y explotación sexual en territorio fronterizo.

El 23 de Octubre de 2016 se realizarán en Chile las elecciones de todas las comunas y municipios para elegir nuevos alcaldes y concejales. Esto pasaría desapercibido si no fuera por un escándalo desatado en el pueblo de Los Antiguos, provincia de Santa Cruz. Este portal se ha ocupado en varias notas de otros episodios en este pueblo, ubicado en la comarca noroeste de Santa Cruz. Construcciones inexplicables con dinero de la obra pública, el robo de una ambulancia por un obrador de Austral Construcciones, la manipulación de las cámaras de seguridad por parte de la Municipalidad, entre otras.

Este nuevo hecho, no sólo toca al pueblo y a la provincia de Santa Cruz, sino que afecta la propia soberanía argentina, debido a las gravísimas irregularidades que denuncian sus vecinos y periodistas locales. El Municipio de Los Antiguos a cargo del Intendente Guillermo Mercado, que está en una etapa oficialista con la provincia, cumple su segundo mandato. Nombró como Director de Extranjería de la Municipalidad a Eduardo Saldivia, un ciudadano chileno.

Esta Dirección controla y articula con las autoridades de Migraciones el ingreso de ciudadanos chilenos al pueblo que se encuentra a solo 5 kilómetros de la Comuna de Chile Chico, por la ruta internacional 1, en Chile. También debe fomentar las buenas relaciones entre ambos municipios, y la inserción de los ciudadanos trasandinos que viven en Los Antiguos.

En dicha zona se encuentra el Paso Internacional Río Jeinimeni (Los Antiguos/Santa Cruz/Argentina, Chile-Chico/Aysén/Chile). Con autoridades migratorias y fuerzas de seguridad en ambos países, Gendarmería Nacional y Carabineros de Chile del otro lado de la frontera.


Un portal local recibió una denuncia del ciudadano Juan Maldonado, quién habló con Periodismo y Punto. La denuncia que fue enviada al portal “Diario Nuevo Día” indica que Saldivia ofrecía pensiones graciables argentinas en Chile Chico, a ciudadanos de ese país sin necesidad de estar viviendo en Argentina.

Eduardo Saldivia es candidato por una alianza de la Democracia Cristiana Chilena, Pacto Nueva Mayoría Para Chile, a concejal por la comuna de Chile Chico, sin abandonar su cargo en el municipio argentino. Se lo acusa de estar aprovechando el cargo que ostenta en la municipalidad que conduce Guillermo Mercado para ofrecer no sólo pensiones, sino viviendas en Los Antiguos, para que lo voten.

No debe haber otro caso en el mundo, salvo en fronteras de países poco desarrollados, que un ciudadano extranjero ocupe un cargo tan sensible como Extranjería de Frontera y sea candidato a Concejal de la comuna con que limita ese municipio dónde cumple sus funciones.

Argentina y sobre todo Santa Cruz parecen tener marcas inalcanzables, hasta poco creíbles en un mundo medianamente normal.

En oportunidad de ser re- electo Mercado en 2015 como intendente, los vecinos denunciaron que chilenos con DNI argentino cruzaban a votar, maniobra que fue expuesta y que recayó en el Juzgado de Instrucción de Las Heras, a cargo de Eduardo Quelin, cuestionado por violento, por militante K y por dormir todas las causas que comprometan a autoridades de la provincia, los municipios o empresarios amigos del poder. “Hacen lo mismo que Insfran, pero acá somos pocos y no nos escucha nadie”, apunta Maldonado, quién denuncio a Saldivia.

En esa oportunidad lo que hacía Saldivia era gestionar, según el periodista local Héctor Penisi que dialogó con este portal, pensiones graciables con manipulación de domicilios en complicidad con Guillermo Mercado. Por lo que se cree ahora que sería una devolución de gentilezas para que Saldivia sea electo en su comuna.


En el paso de frontera Río Jeinimeni hay un rio con el mismo nombre, que se pude cruzar a pie en épocas que no hay deshielo, o a caballo, los vecinos dicen que por ahí pasa de todo, a espaldas de las autoridades de ambas fronteras. Juan Maldonado agrega que lo que más preocupa es el contrabando de droga y trata de personas, y el caso omiso que hacen las autoridades a estas denuncias, que también fueron realizadas a la Fundación la Alameda en 2014 y que nada hizo.

“En este pueblo las autoridades y sus amigos deciden cuando nuestros jóvenes se inician en la droga, cuando nuestras hijas se inician sexualmente, por su voluntad o a la fuerza” , dice juan Maldonado, que no hace otra cosa que denunciar todas las irregularidades y delitos que se comenten.

En las oficinas del paso Jeinimeni están, la AFIP, que no funciona, la Aduana y Migraciones que sólo funciona como Aduana de manera permanente, ya que según los vecinos, Migraciones suele permanecer vacía. El destacamento de Gendarmería está a 1 kilómetro y desde allí envían sus efectivos.

El detalle es que quienes “entran como panchos” por el paso de frontera, a decir de Penissi, no sólo son ciudadanos chilenos, sino también miembros de Carabineros Chile, que la gente los puede ver en sus vehículos oficiales, uniformados haciendo compras por la ciudad. Al menos eso argumentan cuando alguien se atrevió a preguntar.

Otros sostienen que entran a Los Antiguos a visitar casas donde se ejerce la prostitución. Todo sería con conocimiento del intendente y del encargado de extranjería. La delegación de la que provienen es la Tercera de Carabineros de Chile Chico.

Esto sería una violación a las normas internacionales, no hay tratados ni acuerdos que permitan que una fuerza de seguridad de un país extranjero se pasee uniformada por el nuestro, lo que viola la soberanía, y en el caso de portar armas, cometen el delito de contrabando de armas según la ley migratoria.

En alguna oportunidad los vecinos pudieron ver un helicóptero de la fuerza Carabineros de Chile sobrevolando el pueblo, esto ocurrió en 2012, lo que configura una violación al espacio aéreo argentino. Todo fue silencio, todo el pueblo habló de la aeronave, pero quedó en el recuerdo.

La amistad entre el intendente de Los Antiguos y el de la comuna chilena hace que las visitas sean frecuentes sin cumplir el protocolo internacional, el vehículo oficial chileno se estaciona frente a la municipalidad argentina sin la bandera correspondiente a una autoridad extranjera que ingresa al país, sólo exhibe la chilena, hecho que en la Patagonia, tan sensible a las incursiones de los vecinos, molesta mucho, lo toman como una provocación.

A diario entran combis llenas de ciudadanos del vecino país a hacer compras, porque la comida, harina, leche, aceite, son más baratos del lado argentino y el intendente Mercado toma este hecho como un fomento del comercio, sin importar si se cumplen las normas migratorias.

Los gendarmes, que a veces son dos, a veces ninguno en el paso Jeinimeni, trabajan en condiciones incómodas, dónde sólo tienen una silla para apostarse. Y según apuntan fuentes que han preferido permanecer anónimas, si llegaran ellos a pasar a Chile, como pasan los Carabineros a la Argentina “los meten presos, incluso nosotros no podemos llevar ni la bandera argentina que tienen las Alpargatas porque nos maltratan”.

Estos hechos no solo serían responsabilidad de la Dirección de Extranjería, a cargo de Saldivia, candidato en Chile, también de Migraciones, que depende de la delegación de la Dirección Nacional de Migraciones de Comodoro Rivadavia, que es Regional para el Sur de Chubut y Norte de Santa Cruz.

En Mayo de 2016 el responsable de la Delegación Comodoro Rivadavia, Héctor Luis Barrios, y parte del personal que integra el equipo de trabajo de esa representación migratoria, realizaron una capacitación especial en la Oficina de Extranjería de la localidad Los Antiguos, del Departamento Lago Buenos Aires, donde parecen no haberse enterado que en el municipio en esa Dirección hay un ciudadano chileno.

No hemos encontrado antecedentes de puestos fronterizos donde un director de extranjería sea ciudadano del país al que se debe controlar.

En cuanto a incursiones de fuerzas de seguridad de un país extranjero en territorio argentino, sólo hay uno, en este siglo, una insólita entrada de soldados bolivianos en una finca rural en Salta, con fines de robo, lo que generó en el año 2010 un fuerte reclamo de la Cancillería Argentina.

Santa Cruz es la tierra donde todo pasa, pero todo queda ahí, el aislamiento del gobierno de Alicia Kirchner y más de una década de gobierno K a nivel nacional han permitido que estos hechos graves sean ocultados y no se tome conocimiento de ellos. Los habitantes de Los Antiguos sienten que llegó la hora de comenzar a cambiar desde la autoridad Nacional estos manejos.

La Ministro de Seguridad Nacional Patricia Bullrich anunció en Junio de 2016 más control en las fronteras. En Los Antiguos creen que sólo consideran las fronteras del norte, ya que en Santa Cruz, con certeza en el Paso Internacional Río Jeinimeni, ocurren hechos de suma gravedad.

En tiempos en que tanto se habla de Malvinas en organismo internacionales, recordemos que, Argentina tiene 9.376 kilómetros de frontera, estamos obligados a custodiar la soberanía del territorio que administramos.

Alicia Panero
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: