El rechazo generalizado que suscitó el decreto de Mauricio Macri por el que declaró “movibles” los feriados del 24 de marzo y el 2 de abril finalmente rindió frutos: el gobierno anunció anoche que “para evitar división” y “en pos de la unidad de los argentinos” dictará un nuevo decreto de necesidad y urgencia que restablecerá como inamovibles el Día de la Memoria, por la Verdad y a Justicia, el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas y también el 20 de junio, Día de la Bandera. Sólo el aniversario de la muerte de Martín Miguel de Güemes, el 17 de junio, quedó afuera del recule de Cambiemos. “Es una buena noticia porque conseguimos nuestro objetivo, que el Presidente recapacite, pero nos queda un sabor amargo. De todas formas, que se haya dado marcha atrás es un ejemplo de la tenacidad del pueblo”, dijo a Página 12 la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto  (ver aparte). 

El movimiento de derechos humanos fue el primero en denunciar como una “provocación” el decreto que le quitó el carácter de inamovible al feriado nacional que estableció el Congreso en 2006. Un grupo de 16 organismos advirtió que era un intento de vaciar de significado la fecha que simboliza el terrorismo de Estado y de obstaculizar las masivas movilizaciones que se realizan en todo el país en cada aniversario del último golpe de Estado. “El presidente tiene que recapacitar; él gobierna para el pueblo así que escucharlo por una vez no lo afectaría, más bien lo enaltecería”, había explicado ayer en PáginaI12 la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
Entre la dirigencia política los rechazos iniciales surgieron de intendentes peronistas del conurbano. Gabriel Katopodis, de San Martín,  anunció que dispondría asueto municipal, decisión que replicaron luego una veintena de jefes de comunales bonaerenses y también del interior del país: Jorge Capitanich (Resistencia, Chaco), Esteban Piaggio (Gualeguaychú, Entre Ríos) y los fueguinos Walter Vuoto (Ushuaia) y Gustavo Melella (Río Grande), que extendieron el asueto al 2 de abril.
Los gobernadores peronistas Mario Das Neves (Chubut) y Carlos Verna (La Pampa) hicieron lo propio para que los empleados públicos de sus provincias no se vieran afectados por la decisión presidencial, que el mismo viernes comenzó a recibir cuestionamientos de aliados del gobierno. El diputado Raúl Alfonsín calificó como “una incomprensible banalidad” el cambio por decreto del Día de la Memoria, el gobernador cordobés Juan Schiaretti lo mencionó entre los feriados que “no pueden ser cambiados” por son “fundacionales” y el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Santiago Cantón, advirtió que la decisión se debió consensuar con los organismos de derechos humanos.
Finalmente ayer se sumó el pronunciamiento de la conducción radical. “Estamos conversando con el gobierno y a través de nuestros legisladores. Comprendemos la preocupación de diferentes instituciones”, dijo el presidente del comité nacional, José Corral. “Imagínese la importancia que tiene esta discusión para los radicales que somos quienes de algún modo lideramos el Juicio a las Juntas y el período de transición a la democracia con Raúl Alfonsín”, explicó y reclamó al gobierno que integra que “acepte las miradas” que rechazan la banalización de la historia. El diputado Mario Barletta, por su parte, sugirió que la medida sobre el 24 de marzo “se puede revisar” y admitió que le “hizo ruido” mover el aniversario de la muerte de Manuel Belgrano, aunque respaldó la decisión de eliminar los “feriados puente” para que “se garanticen los 180 días de clases”. El ex candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, también se pronunció ayer. “Que no nos divida lo que nos une.  Mantengamos inamovibles los feriados del 24 de marzo y del 2 de abril”, reclamó tal como lo había hecho el día anterior la ex presidenta Cristina Kirchner.
Anoche, con Macri descansando en Chapadmalal, llegó finalmente el anuncio de la marcha atrás oficial, resumido en dos oraciones: “El Gobierno Nacional dictará el próximo lunes un DNU rectificador con la decisión de establecer la inamovilidad de los feriados del 24 de Marzo, 2 abril y 20 de Junio. La decisión fue tomada por el Presidente Macri luego de escuchar las diferentes opiniones que se suscitaron sobre el tema, convencido que era la mejor decisión para evitar división y seguir trabajado en pos de la unidad de los argentinos”.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: