Una alegría. Vuelve Manal. Un día tres tipos descubrieron que el rhythm and blues y el tango eran parientes lejanos. Se llamaban Javier Martínez, Claudio Gabis y Alejandro Medina. Se juntaron y formaron uno de los tres pilares del rock argentino (los otros son Almendra y los Gatos). Sobre ellos se asienta todo lo que pasó después. Manal anticipó a Pappo's Blues, a la Renga, y hasta a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (de hecho, "Ricota" -una broma que aludía a Cream- fue el primer nombre del trío). Una poesía urbana áspera y eficaz. Un baterista con oído jazzístico, un guitarrista en la senda de Eric Clapton y un bajista que cualquier banda de rock desearía. Eso era Manal. Eso es Manal, que el jueves 4 de mayo toca en el Gran Rex, para alegría de quienes conocimos su leyenda a través de sus dos discos y alguna vieja filmación perdida, pero jamás tuvimos la suerte de verlos, y para emoción de quienes pudieron disfrutarlo en su momento.

Los descubrió y los hizo grabar el pionero Jorge Álvarez, para su sello independiente Mandioca. En sólo dos discos (el primero para Mandioca, el segundo para la multinacional RCA), la banda dejó una lista enorme de clásicos del rock cantado en castellano. Avellaneda Blues, Una casa con diez pinos, Avenida Rivadavia, Para ser un hombre más, No pibe, Informe de un día, Jugo de tomate, Porque hoy nací, Doña Laura, entre otras, quedaron en la memoria colectiva. Manal se disolvió en 1971, al cabo de apenas cuatro años de existencia.
Manal se disolvió en 1971, al cabo de apenas cuatro años de existencia.



LA PRIMERA REUNIÓN

En 1980, al mismo tiempo que Almendra, la banda se reunió para ofrecer algunos conciertos (el más importante, en el Estadio Obras) y grabar un disco nuevo de estudio, que se llamó precisamente Reunión.

UNA CASA CON DIEZ PINOS, EN VIVO EN OBRAS

Mucho se dijo sobre las diferencias entre los integrantes, las peleas entre ellos y todas las cosas que se dicen, generalmente, cuando una banda importante se disuelve. En 2014, el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez logró lo que parecía imposible: juntó a la banda para un único concierto, en la inauguración de su club privado Red House, abierto sólo para músicos y amigos del dueño.

Sucedió el 1° de octubre de 2014. Una semana de ensayo bastó y sobró para que Manal volviera a sonar como los dioses. De ese concierto quedaron un CD y un DVD, que se editaron juntos recién dos años más tarde, en diciembre de 2016, bajo el nombre Vivo en Red House.



La aparición de ese testimonio fue una alegría inconclusa. Por un lado, sorprendió la buena forma del trío, para el cual no parecían haber pasado 34 años desde la última reunión; por el otro, los fans lamentaban que el concierto hubiese sido para apenas unos pocos y selectos invitados y esperaban una oportunidad de que el público "de verdad" pudiese apreciarlo. Así se lo hicieron (se lo hicimos) saber muchos, como una mezcla de reproche y ruego, al guitarrista Claudio Gabis, que tiene una participación muy activa en la red social Facebook. Ahora llegó el momento. Vuelve Manal. Para todos.

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: