Hoy es el Día Mundial de la enfermedad, la misma que es responsable de 9.4 millones de muertes al año. Se estima que de los que saben que la padecen, sólo el 48% esta tratado y de ese porcentaje, sólo el 24,3% está bien controlado.

La hipertensión arterial es una enfermedad que afecta a 1 de cada 3 personas en el mundo y es responsable de 9.4 millones de muertes al año. Puntualmente, en Argentina se estima que al menos 10 millones la padecen, aunque no todos lo saben.


“De acuerdo al Registro Nacional de Hipertensión Arterial (Renata II), alrededor del 36% de los adultos de nuestro país tienen hipertensión arterial y sólo la mitad sabe que la padece. De los que saben que son hipertensos, sólo el 48% está tratado y, de los tratados, sólo el 24,3% está bien controlado”, aseveró el Dr. Alberto Villamil, Jefe de Hipertensión Arterial del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

“La prevalencia de esta enfermedad es significativamente mayor en hombres y la misma tendencia se da en los hipertensos no diagnosticados; en este caso, más del 47% son hombres y fundamentalmente jóvenes”, destacó el especialista.

Por eso, es sumamente importante generar conciencia en la comunidad para que controle su presión arterial. “La hipertensión arterial es una enfermedad que se da en aquellas personas que tienen los valores de presión arterial por encima de 140 – 90 mm Hg, o 14 – 9, de manera sostenida en el tiempo”, comenta la Dra. Judith Zilberman, cardióloga, presidente de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).


Presión: conocer para controlar

“El incremento de las cifras de presión arterial es algo que sucede habitualmente frente a diversas situaciones fisiológicas como hacer ejercicio (andar en bicicleta, correr) o ante algún dolor o esfuerzo. Cuando hacemos actividad física, por ejemplo, la presión sube pero rápidamente baja. Esto sucede porque el organismo tiene mecanismos regulatorios que hacen que los valores vuelvan a los parámetros normales. Cuando estos mecanismos no responden y la presión se mantiene alta, ahí es cuando el profesional médico debe estudiar detenidamente las causas para diagnosticar la enfermedad e indicar un tratamiento adecuado según las necesidades de cada paciente”, señala la Dra. Zilberman.

Si bien las causas que provocan la hipertensión arterial son varias, la carga genética es un factor muy importante. Por eso, las personas con uno o ambos padres hipertensos, o con abuelos que desarrollaron hipertensión, deben controlarse frecuentemente la presión arterial.

Y si bien cuando su causa es genética no puede prevenirse, sí puede demorarse: “No es lo mismo que la enfermedad se presente a los 30 que a los 60 años, es importante retrasar la aparición de la enfermedad” indica la especialista.

En tal sentido es recomendable llevar una dieta hiposódica, estimular la actividad física, evitar cuanto sea posible el sedentarismo, obesidad, el tabaquismo y reducir la ingesta de alcohol.

Aten
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: